• Dos enfermeras resultaron lesionadas, una de ellas podría perder un ojo, además de presentar traumatismo craneoencefálico; la otra presentaba posibles fracturas en brazo y rodilla.

Odilón Larios Nava. – Una falla mecánica ocasionó la volcadura de un camión de la Secretaría de Salud, vehículo en el que se ofrecen mastografías móviles. El percance ocurrió la mañana de este miércoles en el kilómetro 29 del Periférico Ecológico, cuando al vehículo se le salió la llanta trasera del lado derecho.
Sus tres tripulantes resultaron afectados, el conductor solo salió con algunos golpes. Mientras que las dos enfermeras que iban a bordo fueron las que sacaron la peor parte, una de ellas corría riesgo de perder el ojo izquierdo. La unidad circulaba con dirección de Valsequillo a la carretera federal a Tehuacán.
La enfermera Paulina Lizbeth Gutiérrez, de 26 años es la más grave de los tripulantes pues resultó con un traumatismo craneoencefálico y sufrió daño en el ojo izquierdo, la lesión del ojo era delicada, pues según fuentes consultadas existía el riesgo de que lo perdiera.
Mientras que su compañera Karla Montalvo Pavón de 30 años, resultó con probable fractura en el brazo izquierdo y en la rodilla derecha, además de contusiones en otras partes del cuerpo.
El percance vehicular ocurrió alrededor de las 07:30 horas en el Periférico Ecológico a la altura del kilómetro antes señalado.
La camioneta siniestrada es número S-014 de mastografías móviles de la Secretaría de Salud de Puebla, la cual es de la marca GML, modelo 2018, color blanco, con caja y placas de circulación SM54923, la cual era conducida por un trabajador de nombre Mario Martínez Rosas.
El vehículo circulaba por la vialidad antes señalada, con sus tres tripulantes, cuando se le salió la llanta trasera derecha. Esto ocasionó que el conductor perdiera el control y volcara sobre su costado izquierdo.
Paramédicos de SUMA a bordo de la ambulancia 216 llegaron para atender a los ocupantes del vehículo, el conductor estaba estable, pero las dos mujeres requirieron de ser trasladadas al Hospital de Traumatología y Ortopedia del Sector Salud para que recibieran la atención médica necesaria. Por la gravedad de las lesiones posteriormente fueron trasladadas al Hospital Betania, donde los médicos luchaban por salvar el ojo izquierdo de Paulina.