• Se presume que el alcohol y el exceso de velocidad influyeron para que ocurriera la fatalidad.
• Los demás ocupantes del vehículo volcado huyeron al percatarse que el copiloto ya no tenía signos vitales.

Odilón Larios Nava.- Durante las primeras horas de este miércoles, un fatal accidente se suscitó en la carretera Tochtepec-La Purísima dejando sin vida a uno de los ocupantes de un vehículo tipo Chevrolet, luego de que regresaran de una noche de juerga.
Sus compañeros de parranda, al verlo inconsciente lo abandonaron y huyeron del lugar para evitar responsabilidades.
Los hechos tuvieron lugar en el kilómetro 2+200 de la mencionada vialidad, alrededor de las 5:00 horas. Pese a que los técnicos en urgencias médicas quisieron auxiliar al hoy finado nada pudieron hacer.
Respecto a sus compañeros de parranda, se tiene conocimiento que huyeron del lugar para evitar responsabilidades, incluyendo al conductor, de quien se desconoce su identidad.
Los primeros peritajes señalan que el auto circulaba con sentido a la Purísima de Hidalgo, de donde era originario el hoy occiso y los otros tripulantes del vehículo, sin embargo por las malas maniobras hechas por el conductor, la unidad quedó a un lado de la carpeta asfáltica en el sentido inverso.
El hoy occiso fue identificado como José Miguel Garcés Chávez, de 25 años de edad, quien fue atendido por los cuerpos de emergencias, paramédicos de SUMA a bordo de la ambulancia 129 de Tochtepec, mismos que no pudieron hacer más que determinar que no presentaba signos de vida.
Aunque se desconoce con exactitud la mecánica en cómo ocurrió el percance vehicular, se presume que el conductor iba alcoholizado y conducía a exceso de velocidad, lo que le hizo perder el control de la unidad, salir de la carpeta asfáltica y chocar contra un árbol para posteriormente volcar.
Curiosos indicaron ante las autoridades que el hoy occiso había sido visto ingiriendo bebidas embriagantes con sus amigos, por ello presumen que fue cuando iban de regreso a su comunidad de origen sufrieron el percance por ese factor. Los mismos testigos relataron que los otros ocupantes de la unidad sacaron a José Miguel del vehículo pero al verlo inerte lo abandonaron y escaparon.
El Ministerio Público de Tecamachalco realizó las diligencias del levantamiento del cadáver e inició las averiguaciones de rigor. Cabe señalar que ante la falta de médico legista en Tecamachalco, el cuerpo tuvo que ser trasladado al anfiteatro de Tepeaca.