• El conductor de una camioneta iba a exceso de velocidad e invadió carril contrario despedazando a la Nissan estaquitas que circulaba en carril contrario.
• Trascendió que el occiso era centroamericano y que la camioneta que lo embistió transportaba bidones y tenía dos contenedores hechizos en la parte de abajo, pero se desconoce si transportaba algún líquido de procedencia ilícita.

Odilón Larios Nava. – Un hombre de 34 años murió víctima de un aparatoso percance vehicular ocurrido en el kilómetro 10+500 de la carretera Acatzingo-Nopalucan. Fue minutos antes de las ocho de la mañana de este lunes cuando ocurrió el mortal percance. Trascendió que el occiso es de origen centroamericano.
El encontronazo fue ocasionado por el conductor de una camioneta Ford F-350, color blanco, con placas de circulación SM42996 del estado de Puebla invadió el carril contrario y se impactó contra una Nissan, Estaquitas, color blanco, con placas XB89842 del estado de Tlaxcala.
Según los peritajes a cargo de personal de la Dirección de Vialidad del Estado la Ford era conducida a exceso de velocidad y su conductor perdió el control e invadió el carril contrario impactando frontalmente a la Estaquitas.
La Nissan quedó destrozada, convertida en fierros destartalados, el conductor pereció en el lugar, se trata de Marvin Alcides Urquilla Salazar, de 34 años, quien según versiones extraoficiales era de origen centroamericano.
La Ford quedó a poco más de 25 metros del impacto, sus tripulantes abandonaron la unidad, por lo que se desconoce sus particulares y si resultaron con algún tipo de lesión, aunque cabe señalar que, a diferencia de la Nissan, la Ford quedó prácticamente intacta.
En la caja de la Ford F-350 se hallaron dos contenedores de aproximadamente 100 litros cada uno, desconociéndose el contenido de los mismos. Fuentes policiales indicaron que esta camioneta tenía un tanque hechizo en la parte inferior de la caja, como los que se utilizan para el trasiego de combustible, pero se desconoce si transportaba algún líquido de procedencia ilícita.
El levantamiento del cadáver y el aseguramiento de los vehículos estuvo a cargo de personal de la Dirección de Vialidad del Estado, los cuales remitieron el caso al Ministerio Público para que se realicen las investigaciones del caso.