Marco Fierro

 

Tras el derribo de árboles en el cerro de Amalucan, la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, aseguró que su administración no fue quien entregó el permiso de construcción para el desarrollo inmobiliario que se pretende construir.

En entrevista, dijo que por irregularidades y vacío legales en la norma se permite que el ayuntamiento de Puebla, como segunda instancia, otorgue permisos de construcción, por lo que insistió que fue la pasada gestión la responsable de ello.

Sin embargo, ante la tala de 100 especies en el cerro de Amalucan, para dar paso a la construcción de un desarrollo inmobiliario, el gobierno municipal modificará los actuales lineamientos que avalan el derribo de árboles.

“El gobierno del estado, en este caso, hace la revisión y dictamina impactos ambientales. Es un paso que no cruza por nosotros hasta que el tema de construcción de la obra, esa revisión no nos permite identificar el daño que se va a hacer son de las lagunas que comento”, expresó

Dejó en claro que habrá sanciones por esta obra, la cual ya fue clausurada por parte del Gobierno del Estado; no obstante, lamentó el privilegio que tiene el desarrollo urbano por encima del medio ambiente.

Finalmente, dio a conocer que ha instruido a la Secretaria de Desarrollo Urbano, Beatriz Martínez Carreño, para que revise y haga las investigaciones para fincar responsabilidades.

“Desde hace cuatro años que no se hacía un cambio en el plan desarrollo urbano, en enero iniciamos el análisis. Ante la situación complicada lo trabajamos con Sedatu”, concluyó.