Por Marco Fierro

El Director de Consejo de Ciencia y Tecnología en el Estado de Puebla (CONCYTEP), Miguel Ángel Pérez Maldonado, consideró que la tecnología ha contribuido para prevenir y organizar a la ciudadanía ante los desastres naturales como huracanes, terremotos, entre otros.Para el funcionario, los aparatos digitales han ayudado bastante de diverso modos, no solo para conocer un poco más los fenómenos sísmicos a través de las mediciones más precisas e historiales estadísticos que se han hecho a lo largo de los años, sino también para que haya ciertas alarmas sísmicas sofisticadas que ayudan a conocer unos minutos antes la magnitud del movimiento telúrico.

En el marco de la “XXV Semana Nacional de Ciencia y Tecnología” que se realiza en el Centro Expositor de Los Fuertes de Loreto y Guadalupe del 17 al 21 de septiembre, el titular del CONCYTEP manifestó que se han desarrollado aparatos y equipos inteligentes para poderse organizar mejor ante las eventualidades.

Sin embargo, abundó que no solo se han creado aplicaciones en favor de la humanidad, sino también se ha trabajado en procesos arquitectónicos que permiten realizar construcciones más sólidas y resistentes, aunque desafortunadamente los edificios que resultan con daños severos son los más antiguos.

“Yo creo que la tecnología ha ayudado bastante de diversos modos, uno para conocer un poco más los fenómenos sísmicos a través de las mediciones más precisas, historiales estadísticos que se han hecho a lo largo de los años, por otro lado también ayuda porque ya hay ciertas alarmas sísmicas de alta tecnología que nos permiten saber unos minutos antes de un sismo”, dijo.

Pérez Maldonado indicó que los mexicanos se han hecho más conscientes de la dinámica sísmica del país, pues desde siempre ha tenido movimientos tectónicos y para los cuales se tiene que estar de alguna manera preparados, ya que suceden sin aviso alguno, por lo que resaltó que es obligación del gobierno dar a conocer las medidas de emergencia que se deben de tomar ante los desastres naturales.

Lo anterior, lo señalo al conmemorar un año del sismo del 2017, que sucedió 32 años después del terremoto de 1985 y que dejó 46 muertos en la entidad, 9 de ellos en la capital, y que dañó inmuebles históricos, templos y viviendas, principalmente en la ciudad de Puebla y en la zona de la mixteca poblana.