El consejero presidente del Instituto Federal Electoral, Marco Antonio Baños Martínez, afirmó que ya no “se puede detener” el reloj y por lo tanto, los diputados federales tendrán que trabajar en las leyes secundarias que garanticen las funciones del Instituto Nacional de Elecciones (INE).
Así lo dijo en su discurso al momento de inaugurar el encuentro nacional de vocales del Instituto Federal Electoral, donde resaltó que en las leyes secundarias a la reforma, se debe garantizar la certeza jurídica en la ley a partidos políticos, delitos electorales y propaganda gubernamental, esta última que no ha sido modificada desde 2007.
Explicó que las leyes alternas a la reforma política-electoral, no cambiarán en nada el Código de Procedimientos Electorales a nivel federal, ya que solamente se fijarán las reglas de operación del INE y de los organismos locales.
Entre las atribuciones que se les quitará a los Institutos Electorales del país, será la fiscalización de los recursos en las campañas, pero no así del dinero que utilizan los partidos políticos en sus actividades ordinarias.
El consejero presidente y quien funge de manera provisional, indicó que el IFE seguirá con sus actividades normales mientras se da la transición hacia el Instituto Nacional de Elecciones, y afirmó que no se dejará ningún tipo de rezago.
De esta manera, Baños Martínez avaló la reforma promulgada por el presidente de México Enrique Peña Nieto la semana pasada, y que estuvo legitimada por todos los actores políticos.
“Será responsabilidad del IFE dar pauta para avanzar en la nueva etapa institucional, sólo pido a los vocales de todo el país continuar con el profesionalismo que ha caracterizado al organismo”.