Mary González

 

El Colegio de Contadores de Puebla fue sede para la reunión del Instituto de Contadores Públicos, donde se abordaron temas de interés como el uso de la moneda del futuro, en este sentido el organismo urgió que se legisle en materia para que pueda entrar en funcionamiento, pues México es de los países que no permiten su uso.

En este sentido el presidente del Colegio, Salvador Méndez, precisó que ayer se realizó una mesa de trabajo con algunos integrantes y representantes del Instituto de Contadores Públicos, en el cual están inscritos por lo menos 20 mil profesionistas.

Explicó que en esta reunión se trataron temas de interés como el uso del denominado bitcoin, así como lo relacionado a arrendamientos.

Agradeció la presencia de quien a partir de octubre será la presidenta del Instituto, Diamantina Perales, quien resaltó que es de vital importancia conocer a fondo este tipo de temas, sobre todo a quienes se relacionan en el ámbito de la contaduría pública.

En este sentido, el especialista Álvaro Cordón refirió sobre los bitcoins aún hay muchos cuestionamientos, ya que al hablar de una posible moneda del futuro, las empresas tendrán que registrarse para poder usarlas y hasta ahora no hay legislación clara y precisa.

Destacó que hay muchos puntos en cuestión porque no es como tal una moneda de intercambio, explicó que bitcoin es una denominación pero hay otras debido a que el mercado es descentralizado y no está bajo lineamientos de gobierno.

Ahora bien la emisión que se hace bajo algoritmos, que son los más controlados desde el punto de vista electrónico, impide saber quién lo emite y adquiere porque todo se maneja por números.

Por ello destacó que la función como contadores es hacer el enlace y presentar los mejores elementos jurídicos que sean correctos para que no haya blanqueo de dinero.

Dijo que bien no se sabe cuándo podría manejarse este tipo de intercambio, es un elemento que se proyecta para corto plazo dado las necesidades del mercado.

Otro tema de la reunión fue el arrendamiento que tiene que ver con el cambio de metodología en el registro y de la autoridad, además de ejercer de manera correcta el tema enfocado a las áreas fiscales y la materialidad.

Finalmente destacan que la función del Instituto es cuestionar y llevar a la mesa las dudas de los propios ciudadanos, con el objetivo de tener claras las circunstancias que se viven en los diferentes temas que competen a la contaduría pública.