+ Encabezó la Jornada “La BUAP Contigo” que atendió a más de 600 habitantes

Doña Josefina Rojas González, habitante de la comunidad de San Francisco Huilango, llegó al municipio de Tochimilco, donde arrancó la jornada universitaria La BUAP Contigo: “Supimos que la Universidad iba a venir y acudimos, ya que somos de escasos recursos y muchas veces no tenemos quien atienda la salud en nuestra comunidad. Estamos muy agradecidos con la BUAP por su apoyo”, expresó.

Al igual que Josefina, más de 600 habitantes de la cabecera municipal de Tochimilco y la comunidad La Magdalena Yancuitlalpan asistieron a revisiones en los consultorios instalados y unidades móviles -estas últimas para la atención bucal, pruebas de VIH y electrocardiogramas-, donde niños, mujeres embarazadas y adultos mayores recibieron servicios de enfermería, medicina general, estomatología, fisioterapia y cultura física.

El rezago social es una realidad que las universidades no pueden ignorar y hoy más que nunca su vinculación tiene que orientarse hacia la solución de las necesidades del entorno. Por eso, a través del programa La BUAP Contigo, la Institución acercó gratuitamente una gama de servicios médicos y cuidados de la salud, además de asesorías agrícola y en materia de construcción a cientos de pobladores de esas comunidades ubicadas en las faldas del volcán Popocatépetl.

Desde temprana hora, una caravana multidisciplinaria de universitarios -alumnos de servicio social, pasantes y académicos- encabezada por el Rector Alfonso Esparza Ortiz, llegó a estas comunidades para poner de manifiesto la responsabilidad social de la Universidad con las poblaciones más marginadas de la entidad.

Durante esta visita, el Rector Alfonso Esparza destacó los esfuerzos coordinados de las unidades académicas para brindar servicios médicos y consultorías agrícola y en materia de construcción. Si bien se trata de jornadas habituales que la Universidad impulsa durante el año, subrayó que en esta ocasión se optimizaron los recursos en beneficio de grupos vulnerables, como niños, embarazadas y adultos mayores.

Destacó además la presencia de personal de la Facultad de Ingeniería, la cual desde el sismo de septiembre de 2017 ha contribuido en la reconstrucción y construcción de viviendas afectadas, sobre todo en Santa Cruz Cuautomatitla, una comunidad del municipio de Tochimilco con la cual se estrechó una colaboración de beneficio social.