• Puebla vive en su peor momento en cuestiones de seguridad en los últimos 10 años: Molina Carrillo

Por Diego Armando Cuautle

Las universidades y la sociedad civil deben tomar conciencia de que la inseguridad es un tema que compete a todos, por lo tanto es necesario que también apoyen a las autoridades proponiendo acciones que eviten el incremento de la delincuencia, manifestó Germán Molina Carrillo, director del Instituto de Ciencias Jurídicas (ICI) de Puebla.
“En Puebla la delincuencia ya está dentro del estado y las fuerzas policiales fueron rebasadas de una manera inesperada, la delincuencia que se veía en las colindancias ahora está adentro del territorio poblano, todos los sectores de la sociedad deben tomar conciencia que la inseguridad corresponde al Estado y a la sociedad en su conjunto”, señaló en rueda de prensa.
Expresó que hay que apoyar la labor de las autoridades, porque Puebla no puede vivir los escenarios de los Estados del norte del país donde predomina el narcotráfico y la violencia, situación que se puede evitar con la suma de esfuerzos de todos los sectores de la sociedad.
Aunque agregó, también es importante transparentar el gasto en seguridad pública, aumentar el número policías en las calles y reabrir los módulos de atención ciudadana, pues el número telefónico de emergencia 911 no es suficiente para atender los reclamos de ciudadanía que cada día son más.
En este sentido, informó que en cuanto a los delitos contra estudiantes, regularmente sufren más en el periodo vacacional que es cuando la vigilancia baja y se registran robo de equipo de cómputo, de material audiovisual incluso sufren asalto al circular por las calles o en el transporte público.
El también representante de la a Asociación de Universidad e Instituciones de Educación Media Superior y Superior (AUIEMSS) comentó que nunca es tarde para rectificar por lo que urgió a un cambio y creación de estrategias que en realidad sirvan para inhibir la inseguridad.
“Los habitantes del municipio capitalino están muy rebasados, es tiempo de trabajar con la población, porque la percepción de los niveles de inseguridad, se mantienen en crecimiento”, dijo.
“El municipio de Puebla vive su peor momento de inseguridad de los últimos 10 años, porque antes de eso, estábamos en los lugares más bajos de presencia el crimen, el municipio era de los más seguros del país, pero ahora presenta indicadores alarmantes”, finalizó.