+ Recibió medalla conmemorativa a los 70 años de la creación de la Unesco

Al recibir la moneda conmemorativa de los 70 años de la UNESCO, el Rector Alfonso Esparza Ortiz reiteró su voluntad y convicción de trabajar para que el conocimiento encuentre las mejores aplicaciones en favor de nuestros países y habitantes, como un detonador del progreso social.
Cumplir con la responsabilidad social territorial supone “la presencia de los universitarios ahí donde la gente necesita apoyo para resolver sus necesidades básicas y podemos hacerlo a través de jornadas de salud y alfabetización; brindando asesorías para que obtengan mejores cosechas; mejorando sus viviendas y, sobre todo, generando entre la población un sentido cívico y solidario que les permita crear mecanismos de bienestar”.
Con la entrega de esta presea, Humberto Grimaldo Durán, coordinador del ORSALC -instituido por la UNESCO en 2012-, reconoció el desempeño del Rector Alfonso Esparza Ortiz, como coordinador General de la Zona 1, quien consideró que representa un estímulo a la voluntad de las instituciones para desempeñar sus funciones en materia de responsabilidad social y un reconocimiento a su misión de contribuir al desarrollo del entorno.
Durante la ceremonia realizada en la Galería de Arte del Complejo Cultural Universitario, con la asistencia de coordinadores de zonas del ORSALC y representantes de instituciones educativas de México y América Latina, quienes participaron en el II Foro de Responsabilidad Social y Territorial de las Universidades Mexicanas, Grimaldo Durán destacó la labor del Rector Alfonso Esparza Ortiz desde la Coordinación General de la Zona 1 del ORSALC-UNESCO, cuyo trabajo “ya tiene un impacto en Puebla, México y la región”, dijo.
En tal acto protocolario, los asistentes al foro recibieron “cartas de participación”. Asimismo, en concordancia con los principios que enarbola el ORSALC, el Rector Alfonso Esparza Ortiz y Humberto Grimaldo Durán hicieron entrega de cheques a los representantes de las universidades Nacional de Colombia y Nacional Mayor de San Marcos, de Perú, para apoyar a los damnificados por fuertes lluvias, inundaciones y desbordamiento de ríos, en la ciudad de Mocoa, Colombia, el pasado 31 de marzo, y en el norte y centro de Perú, a principios de año.

“Las universidades deben orientar esfuerzos para incidir de manera pertinente en su entorno. Es preciso que formulen propuestas para atender los problemas más inmediatos que afectan a grandes núcleos de la población. El impacto de la transferencia de conocimiento tiene que ser palpable en el ámbito más cercano. Necesitamos que den resultados en las colonias, en los municipios más pobres, en las comunidades sin acceso a los servicios, en los campos agrícolas”, precisó el Rector de la BUAP.