Por Patricia Moreno Sánchez

En temporada de calor incrementa la deshidratación por diarrea en menores lo que puede generar la muerte del pequeño paciente, informó el doctor Rodrigo Vázquez Frías, especialista del Hospital Infantil de México, quien explicó que esto es generado por la desnutrición que provocan las constantes evacuaciones al sufrir una infección. Agregó que mientras más corta la edad del menor, el riesgo es mayor.
Vázquez Frías refirió que la diarrea aguda en México ocupa uno de los primeros lugares en morbilidad en infantes, agregó que mientras más corta la edad del menor, es mayor el riesgo, por lo que se recomienda a las madres de familia prestar atención al menor con síntomas como más de tres o cuatro evacuaciones por 24 horas, malestar estomacal, por lo que es necesario llevar al niño de inmediato al médico para evitar que sufra una deshidratación.
Agregó que se tiene el registro de que el 20 por ciento de la demanda las consultas e centros hospitalarios se debe a que los menores presentan un cuadro de diarrea aguda.
Señaló que pese a que la diarrea no es una enfermedad, nueva sigue presente en un importante número de menores, refirió que la diarrea es provocada por un virus como el Rotavirus. Agregó que afortunadamente ya existe en el cuadro básico médico, la vacuna contra el Rotavirus con lo cual ha disminuido las enfermedades diarreicas, no obstante existen otros virus que afectan a los recién nacidos o menores de 5 años, debido a que sus defensas no están complementadas.
Explicó el especialista; que un niño pequeño, con varias evacuaciones, al perder líquidos, se deshidrata rápidamente, con ello su salud estará en riesgo, por lo que es necesario aplicar un tratamiento que es avalado internacionalmente por la Organización Mundial de la Salud, que consiste principalmente en la rehidratación oral, en México se aplica el suero Vida Oral que ofrece el sector salud, y que existe en otras presentaciones en el mercado. Con ello se reincorpora el líquido perdido por la diarrea.
“el manejo de la rehidratación oral, es la Piedra Angular del tratamiento para la diarrea agua”
Comentó que para coadyuvar el menor debe recibir un medicamento que le ayude a disminuir las evacuaciones al atacar los virus y las bacterias, a través de los prebióticos regenerar la flora intestinal. Al mismo tiempo recomendó a las madres de familia que para ayudar a la salud del niño, se le puede dar a beber atole o suero de arroz para fortalecer su estómago.
Comentó que las enfermedades gastrointestinales se presentan por falta de higiene en la preparación de alimentos, además los virus es común se trasmiten por vía oral o fecal, es decir una persona infectada, elimina estos virus a través de las evacuaciones o heces fecales y esto puede contaminar a través del agua, o a través del aire o al contacto de manos contaminadas.
Los síntomas de que se deben de detectar en una enfermedad gastrointestinal, son dolor abdominal, evacuaciones, en algunos casos vómito y fiebre, sin embargo dijo no siempre se presenta fiebre. Dijo que en el caso de los bebés menos de un año, la madre debe estar muy pendiente para identificar una enfermedad diarreica, al referir que en ocasiones las evacuaciones son de 3 a 4 lo cual se puede considerar como normal, sin embargo al subir a 8 y que estas sean muy liquidas, es decir pierden consistencia, deben atenderse de inmediato. Destacó que el menor no debe recibir automedicación, debe ser llevado de inmediato a un centro de salud para evitarle una complicación.
El especialista dijo que es muy importante que el menor no deje de ser alimentado de forma habitual, para que no le afecte más una desnutrición, al mismo tiempo insistió en que debe recibir hidratación con suero oral después de cada evacuación o vomito. Se debe evitar suministrar al niño bebidas azucaradas como jugos naturales o artificiales o el famoso refresco de manzana; diluido con agua o con agua mineral, estos productos podrían incrementar la diarrea y generar un cuadro más complicado en la salud del pequeño.
Mencionó que es importante señalar que no se debe proporcionar al paciente las bebidas de rehidratación deportivas, al referir que estas bebidas están hechas para la persona que se deshidrata por sudor al hacer deporte, no para hidratar a un niño que tiene deshidratación por intestinal.
Refirió que en estos padecimientos influye la pobreza y zonas marginadas, al carecer de agua potable, drenaje, baños, viviendas adecuadas, lo cual incrementa los riesgos de una enfermedad gastrointestinal en niños.
Indicó que a nivel mundial las enfermedades diarreicas son la tercera causa de muerte en menores, después de trastornos perinatales y de enfermedades respiratorias por lo que es necesario prestar una atención inmediata al enfermo y acelerar la hidratación con vida suero oral.