Al comenzar septiembre, “mes de la Patria”, conviene tener en cuenta lo que el Ejecutivo informa a la nación, y también lo que nuestros vecinos del norte han comunicado en forma análoga. El investigador sobresaliente de estos dos temas es Ricardo Ampudia, quien editó dos libros muy importantes para nuestra historia: Los Estados Unidos de América en los Informes Presidenciales de México (1993), y México en los Informes Presidenciales de los Estados Unidos de América (1996), publicados por el Fondo de Cultura Económica, en coedición con la Secretaría de Relaciones Exteriores. De ambos destacamos lo siguiente:
– George Washington. Primer informe presidencial ( 18 de septiembre de 1789):
“Establecer y mantener la paz y la tranquilidad en la frontera por medio de guar-
niciones militares, es asimismo, un asunto que merece vuestra consideración”…
– Guadalupe Victoria. Primer informe presidencial ( 1 de enero de 1825): “En todos los países libres del universo se forman votos por la consolidación de la Independencia mexicana. En la nación del norte, el profundo legislador de la Carolina, Guillermo Penn, plantó en el suelo virginal de las Américas, las semillas preciosas de la libertad civil…De allí se lanzan rayos desoladores sobre el despotismo y de ahí la generación de los pueblos soberanos. Entre ellos la nación mexicana.¡Cuánta gloria del nuevo mundo! ¡Cuánta grandeza de sus destinos!”
– Andrew Jackson ( 5 de diciembre de 1836): “En la contienda entre el gobierno de México y la provincia de Texas, los Estados Unidos están siguiendo la misma norma de conducta que habían seguido antes de reconocer como independientes de España a las repúblicas latinoamericanas…Ustedes podrán percatarse, por los documentos anexos, que he dado por terminada la misión diplomática de este gobierno…hacia México”.
– Anastasio Bustamante ( 1 de enero de 1838): “Hay pesar porque el gobierno de Estados Unidos no ha apreciado debidamente la conducta que ha seguido el de México…Sería muy lamentable llegar a un rompimiento de relaciones con Estados Unidos, a raíz de la situación presentada en Texas.”
– Antonio López de Santa Anna ( 1 de junio de 1842): “El coloso ( gobierno norteamericano) ha colocado un pie en Texas y solamente un gobierno fuerte, enérgico e indivisible ( de México) puede detener sus avances”.
– John Tyler ( 6 de diciembre de 1842): “Ha habido un intercambio de notas entre el Departamento de Estado y el ministro de Asuntos Exteriores de México relativos a la queja de México, según la cual se permitió a ciudadanos de los Estados Unidos ofrecer ayuda a los habitantes de Texas ( encabezados por Sam Houston y Esteban Austin) en la guerra actual entre ella y esa república.”
– Mariano Paredes y Arrillaga ( 6 de junio de 1846): “Esto fue motivo suficiente para que Estados Unidos acusara a México de hostil siendo que sus tropas habían pisado el suelo de California ( con el Gral. Kearney) y los puertos de ambos mares de la República ( de México) se hallaban amenazados por escuadras de Estados Unidos ( y el Gral. Winfield Scott). Finalmente, el día 8 de mayo, frente a la ciudad de Matamoros, ocurrió un choque entre los ejércitos de los dos países, e inmediatamente después, buques estadunidenses comenzaron a bloquear los puertos de Tampico, Tamaulipas y Veracruz. Ha llegado el momento de defender a la patria y que el Congreso de la Unión declare la guerra a Estados Unidos de América”.
– James K. Polk ( 8 de diciembre de 1846): “La anexión de Texas a los Estados Unidos no constituyó motivo de ofensa justificada para México…”
– Manuel de la Peña y Peña ( 7 de mayo de 1848): “Debido a graves dificultades en que se hallaría el país, de sostener, con buen éxito, la guerra contra Estados Unidos, se accedió a ir a las propuestas de los comisionados de paz de esa nación. En consecuencia se firmó el 2 de febrero el Tratado de Guadalupe Hidalgo, mediante el cual México cede a Estados Unidos, Texas, Alta California y Nuevo México…”

Los informes presidenciales de ambos países, después de 1848, trataron el asunto de la Mesilla ( vendida a Estados Unidos el 13 de diciembre de 1853), la disputa por el Chamizal ( arreglado hasta la presidencia de Gustavo Díaz Ordaz en 1963), las incursiones y excursiones de apaches, la salinidad del Río Colorado y la inmigración ya desde entonces de los indocumentados ( ¡Nunca” ilegales” porque no es “ilegal” buscar allá lo que aquí no se encuentra!)… Haciendo un intento de resumen, podemos afirmar que al finalizar el siglo XIX las dificultades entre ellos y nosotros no desaparecieron, sólo se transformaron. Los Estados Unidos pasaron del expansionismo territorial al expansionismo económico. El ejército conquistador de antaño fue cambiado por elegantes hombres de negocios. La misma Revolución Mexicana resultó una gran inversión para ellos, desplazando a los europeos, marginados desde 1823 por la Doctrina Monroe, al afirmar que el continente americano es sólo para los norteamericanos…Y como dice el refrán: “para muestra un botón”:
– William J. Clinton ( 15 de febrero de 1995): “La crisis financiera de México es un caso que hay que tratar…no por el pueblo mexicano sino por consideración de millones de estadunidenses cuyas expectativas están ligadas al bienestar de México. Si queremos asegurar el trabajo de los estadunidenses, preservar las exportaciones y salvaguardar nuestra frontera, entonces debemos de aprobar su programa de estabilización y contribuir a que México recupere su estabilidad…”
– Ernesto Zedillo Ponce de León ( 1 de diciembre de 1995): “Con ese propósito y en el marco de una nueva relación que permite el Tratado de Libre Comercio, se negoció con el gobierno de los Estados Unidos una línea de crédito hasta por 20 mil millones de dólares…y ( con) socios comerciales… un paquete total por cerca de 50 mil millones de dólares”.

¿Cómo se informará allá y aquí, en los respectivos informes presidenciales de los años próximos, respecto a las reformas constitucionales del presente?

* José Ignacio González Molina ejerce su ministerio en el Infonavit San Jorge; como historiador egresado de la Universidad Iberoamericana ( D.F.), la docencia en la Escuela Libre de Derecho. Difunde los martes, de 6 a 7 de la tarde, el programa nacionalista “Suave Patria” en Radio y Televisión de Puebla ( antes SICOM , 105.9 F.M.), enlazada con las estaciones hermanas del Edo. de Puebla. Televisión, radio y podcast en www.puebla.mx