Odilón Larios Nava.-

El exceso de velocidad nuevamente se convierte en el factor principal de un brutal percance suscitado en la autopista Amozoc-Perote, donde un hombre exhaló su último aliento y una mujer quedó severamente lesionada.
El lamentable accidente ocurrió justo cuando el reloj marcaba las 6:30 horas de este lunes, en el kilómetro 4+200, donde un vehículo Nissan, tipo Vagoneta Tsubame, de color vino, con placas 260-XHR del Distrito Federal, circulaba presumiblemente a exceso de velocidad con sentido a Perote y tres tripulantes a bordo.
Trascendió de manera extraoficial que cuando el imprudente conductor de la vagoneta intentó rebasar un tráiler blanco, marca Freightliner, de doble semi remolque, con razón social “Unión Veracruzana” y placas 938-FB-7 del Servicio Público Federal, terminó estrellando su costado derecho en la parte trasera de la pesada unidad.
Cabe resaltar que el tráiler iba cargado con rollos de aluminio que son usados para fabricar latas y que el auto particular quedó hecho chatarra.
Tras el fuerte impacto brutal, la mujer que viajaba como copiloto quedó prensada entre los fierros retorcidos de la vagoneta, mientras que el hombre que viajaba en el asiento trasero, pereció casi al instante por las múltiples lesiones que recibió.
Al ver la brutal escena, el responsable al volante del vehículo Nissan, se pudo dar a la fuga ya que no presentaba graves lesiones, dejando a sus acompañantes abandonados en el lugar del siniestro y por su parte el trailero hizo lo propio para evadir alguna responsabilidad del percance.
Fueron automovilistas que pasaban por la zona, quienes al darse cuenta de la fatalidad, dieron el reporte de inmediato a través de los números de emergencias.
Al respecto, los cuerpos de auxilio en coordinación con paramédicos de Cruz Roja, SUMA y 066 de Puebla, junto con su equipo de Rescate Urbano, se aproximaron al lugar minutos después y comenzaron con las labores de rescate.
Con las pinzas de la vida pudieron sacar el cuerpo prensado de la mujer copiloto, identificada como Rosalba Morales Romero, de 32 años de edad, quien tenía las piernas atrapadas entre los fierros retorcidos del automotor.
De acuerdo con los resultados preliminares de los elementos de rescate la fémina había sufrido fracturas de tibia y peroné en ambas piernas por lo que tuvo que ser trasladada al hospital del ISSSTEP en una ambulancia de SUMA.
Pese a su estado de salud, la víctima refirió que momentos antes había pedido un “aventón”, por lo que desconocía la identidad de los tripulantes que la acompañaban.
Así mismo paramédicos lograron rescatar el cuerpo sin vida del hombre que viajaba en la parte trasera del auto y quien quedó en calidad de desconocido, con una edad aproximada de entre 25 y 30 años. Cabe señalar que él presentaba un fuerte golpe en la cabeza, lo que supone le habría cobrado la vida.
Finalmente se presentó el agente del Ministerio Público de Tepeaca, quien encabezó las diligencias del levantamiento de cadáver y ordenó el traslado del cuerpo al anfiteatro municipal para realizarle la autopsia correspondiente. De igual manera se abrió la averiguación previa a fin de continuar con las investigaciones de rigor para ubicar al responsable y fincar o descartarle cualquier cargo por el homicidio.