Dulce Gómez

Durante los últimos tres meses, conductores de la empresa norteamericana UBER perpetraron entre ocho y 10 delitos, en su mayoría robos con violencia a comercio y asalto a transeúnte, declaró el titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM), Manuel Alonso García.

Ayer en conferencia de prensa, el funcionario municipal explicó que estos presuntos delincuentes se emplearon en la plataforma de transporte privado para luego cometer sus fechorías, entre ellas el presunto homicida de Mariana Fuentes Soto, estudiante de la BUAP de 20 años.

De esta manera, el encargado de la seguridad en la ciudad consideró que es necesario que las autoridades tengan un esquema de mayor control sobre la firma que en Puebla inició operaciones el 2 de septiembre de 2015.

“En las últimas fechas, especialmente robos con violencia a comercios y a transeúnte están utilizando los delincuentes este tipo de automóviles”, sostuvo.

Incluso, aseguró que ya se reunió con personal del Gobierno del Estado para abordar el tema y establecer estrategias que garanticen la tranquilidad de los usuarios, empero evitó abundar si es necesario el retiro de la concesión para que UBER opere en Puebla.

“Se debe tener un esquema de mayor control, sobre todo en quienes manejan este tipo de transporte que le llaman ejecutivo. Hemos detectado que es una herramienta de estos probables delincuentes en la comisión de diferentes delitos”, puntualizó.

Asimismo, Manuel Alonso subrayó que todo indica que el móvil del homicidio de Mariana Fuentes fue un asalto y no un tema personal.