• El conductor del tráiler afirma no haber escuchado el pito del tren.

Odilón Larios Nava.- Sólo daños materiales dejó el choque del tren contra un tráiler de la empresa refresquera Pepsi, el cual ocurrió en el bulevar 18 de Noviembre y las vías, en la capital poblana. El conductor pasó sin ver a ambos lados, cuando iba sobre los rieles se percató de que La Bestia estaba a menos de 20 metros de distancia y avanzaba hacia él. Pisó el acelerador y de esa manera el ferrocarril sólo pudo impactar la cola del segundo remolque.
El percance sólo dejó daños materiales, el conductor resultó ileso, pero mostraba nerviosismo por el percance, el primero que ha sufrido desde hace 11 años que maneja tráiler con doble remolque. En el asfalto quedaron regados los vidrios rotos de los envases de refrescos, todos iban vacíos pues el hombre había entregado mercancía y regresaba a cargar a la empresa mencionada.
El hombre conducía con dirección de la autopista a Amalucan, y al llegar al crucero con las vías del tren se topó con la luz roja. Hizo alto, y, avanzó al ponerse la luz verde, eso explicó el conductor de nombre Jesús García López, entrevistado por este diario.
“El semáforo estaba en alto, por eso es que yo venía despacito esperando que diera el siga. Y cuando dio el siga me puse en movimiento, pero nunca escuché el pitido del tren. Entonces cuando ya iba yo sobre las vías, de reojo vi que venía el tren, como a 20 metros. Como venía sobrado de máquina, pisé el acelerador a fondo y fue que me zafé, ya nomas alcanzó a agarrar la parte de atrás, sólo fue el golpe”, dijo García López, quien precisó que lleva 20 años en total conduciendo y 11 manejando tráilers con doble remolque.
Cuando el tren impactó el remolque trasero del tráiler, éste pasó a golpear los controladores de los semáforos de ese lugar y lo derribó. Por lo que éstos estarán inservibles hasta que sean reparados por el personal de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, por lo que se recomienda a los automovilistas a tomar precauciones al circular por el lugar, donde también es paso de los vehículos de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA).
Cientos de vidrios rotos y cajas de refrescos quedaron tirados en el asfalto. Paramédicos y rescatistas de Protección Civil Municipal acudieron a atender la emergencia, pero no hubo personas lesionadas ni trabajos que hacer con el tráiler. Por lo que de la situación se encargó por completo personal de la Dirección de Tránsito, quien se encargó de realizar los peritajes y remitirá el caso al Ministerio Público para que la aseguradora contratada por la empresa responda por los daños causados.
Personal de limpia del ayuntamiento de Puebla fue quien se encargó de hacer las labores propias para dejar limpia la vialidad y el camellón central, antes de que la circulación fuera reabierta por ese bulevar de la ciudad de Puebla.