Árboles caídos, calles colapsadas, bardas derribadas y casas inundadas, fue el saldo del tremendo aguacero que azotó ayer a la ciudad capital, principalmente en la zona sur poniente.
La Laguna de San Baltasar se desbordó, lo mismo que la de Chapulco. En el periférico a la altura de Los Héroes, la vialidad se colapsó por más de 40 minutos y la 11 sur también registró severos encharcamientos.