Odilón Larios Nava.- En la comunidad de Misantla, en el municipio de Xalapa, en el estado de Veracruz fue hallado sin vida el joven de 18 años, propietario del Mercedes Benz secuestrado el viernes pasado, así lo señalaron algunos testigos quienes solicitaron el anonimato.
Como se recordará, el hoy finado de nombre Antonio Sebastián Préstamo Rivera, fue visto por última vez el pasado viernes a las 16 horas, lo cual se difundió por todas las redes sociales.
Después sus familiares y amigos activaron las alertas para dar a conocer
sus características y las del vehículo que llevaba.
Se dijo que al desaparecer conducía un Mercedes Benz del año, con placas de circulación TZZ-23-54 del estado de Puebla. Incluso su fotografía fue difundida en redes sociales.
Después trascendió que se trataba de un secuestro y todos los mensajes y publicaciones en redes sociales fueron borrados para no interferir con el proceso de negociación, sólo algunos mensajes de Twitter quedaron al respecto.
Luego de esa retirada de la información de las redes sociales, poco se supo del caso. Hasta que este jueves, un día antes de que se cumpliera una semana de su desaparición, trascendió por fuentes extraoficiales que el joven habría sido encontrado sin vida en Xalapa, Veracruz.
Se desconoce la forma en cómo sus presuntos captores le arrebataron la vida y el lugar exacto del hallazgo. La fuente consultada comentó que lo que se dice entre sus amigos es que los secuestradores habrían cobrado el rescate pero que al joven ya lo encontraron muerto.
Se señaló que este jueves habría sido la misa en un velatorio de la ciudad de Puebla, aunque no se precisó el sitio donde darían el adiós al estudiante del Tecnológico de Monterrey.

EL PARTE OFICIAL

De acuerdo con el parte oficial dado a conocer por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ), por medio de las investigaciones de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) se ha determinado que el joven fue asesinado apenas horas después de haber sido plagiado. Probablemente la madrugada del sábado pasado.
Eso y que el rescate no se solicitó hasta el 9 de febrero, tres días después de la desaparición del joven, cuando ya estaba muerto, hace pensar a las autoridades investigadoras que en realidad el móvil no fue el secuestro.
Además, la PGJ informó que el cobro del rescate no se efectuó, por lo que señalan que las investigaciones se enfocan a que se trató de un homicidio y los responsables tratan de desviar la atención de las autoridades fingiendo un secuestro. Aunque aún no se ha determinado cuál es el móvil de esta agresión al joven estudiante.