Un total de 36 remisiones, 10 de ellos por abusar del alcohol, fue el saldo final que registró el ayuntamiento de Puebla tras las fiestas patrias del 15 y 16 de septiembre.

Al respecto, el síndico de la capital poblana, Héctor Sánchez Sánchez, informó que básicamente las detenciones fueron por alterar el orden público y manejar en estado de ebriedad, aunque refirió una disminución en relación del año pasado, misma que no detalló.

“Tuvimos unas fiestas patrias en bastante orden. Tal cual lo informó la Secretaría de seguridad pública del municipio lo mismo se reflejó en juzgados calificadores, no hubo un repunte significativo, por lo cual le agradecemos mucho a la sociedad que hayan hecho caso al mensaje del alcalde que vivamos en armonía, creo que todos los poblanos disfrutamos de unas fiestas patrias”.

Sostuvo que no se registraron incidentes mayores en la noche del Grito de Independencia, por lo que las fiestas transcurrieron en total calma.

En tanto, director de la policía municipal Paulo Cesar Quiroz Martínez, mencionó que en total 10 personas fueron remitidas al juzgado calificador por manejar en estado de ebriedad hasta la madrugada de este 16 de septiembre.

Pese a lo anterior, dijo que el resultado fue saldo blanco ya que no hubo pérdidas de vidas humanas que lamentar solo lesiones de dos oficiales de tránsito que fueron embestidos por un automovilista que manejaba en tercer grado alcohol, cuando se encontraban levantando una infracción.

Detalló que el operativo fue itinerante por toda la capital poblana pues la lluvia les impidió permanecer en un solo lugar.

“El operativo alcoholímetro lo mantuvimos itinerante, pues en algunos puntos la lluvia nos impedía estar mucho tiempo. Pero tuvimos un saldo podemos decir blanco, aunque por ahí un automovilista se impactó en una patrulla y lesionó a dos compañeros, pero fuera de ese suceso se presentó saldo blanco dentro del operativo”.