Por Jesús Lemus/Puebla

El diputado local del PRI, Pablo Fernández del Campo, minimizó el impacto que tendrá el partido rumbo a las votaciones del 7 de junio, tras la “traición” de algunos priistas que se cobijaron en otras fuerzas políticas para competir por una diputación federal.
Desde su punto de vista, consideró que la dirigencia estatal a cargo de Ana Isabel Allende Cano, tiene la obligación de cerrar las puertas del partido a todos aquellos ex militantes que privilegiaron su proyecto personal, en lugar de apoyar al instituto político.
Cabe señalar que Elvia Suárez, Antonieta Galina, María Luisa Conde, Luis Tiffaine Álvarez, entre otros, decidieron renunciar al PRI para buscar candidaturas en el PRD y Nueva Alianza rumbo al 7 de junio.
Fernández del Campo convocó a la militancia a cerrar filas rumbo a las elecciones del 7 de junio y a respaldar tanto a los candidatos como a la dirigente Ana Isabel Allende Cano, y una vez terminado el proceso electoral, hacer una depuración de militantes del partido.
“No tenemos que distraernos de quién se va a uno u otro partido. No merecen nuestra atención. Son los mínimos los que se fueron junto con su mínimo capital y liderazgo. Ahora hay que concentrarnos en sacar adelante la elección y obtener el triunfo”, pronunció.