• Inauguró con el gobernador del Estado Rafael Moreno Valle, el segundo piso de la Autopista Puebla-México
• Lo que importa es que a México le vaya bien, dijo el Presidente
• Tendrá un aforo de 11 il vehículos diarios y podría costar 50 pesos

Al inaugurar el Viaducto Elevado Segundo Piso de Puebla, el Presidente Enrique Peña Nieto, señaló que el Gobierno de la República apoya los proyectos y trabaja en conjunto con los gobiernos estatales, sin importar el signo político que tengan.

Enfatizó que el Gobierno de la República “se ha adherido a los esfuerzos de cualquier Gobierno, no importando qué origen partidario tenga. Cuando tienen un proyecto o un plan constructivo, positivo y viable para impulsar el desarrollo de sus entidades o municipios, siempre tendrán por aliado al Gobierno de la República”.

Resaltó la importancia de que los gobiernos trabajen juntos y unidos para “sumar esfuerzos, a partir de definir objetivos compartidos, acreditar voluntad política, para que muchas obras se lleven a cabo”.

Recalcó que eso “es lo que el Gobierno de la República ha procurado y seguirá teniendo por premisa, no importando con qué gobierno sea. Lo que importa es que a México le vaya bien y que siga avanzando en el desarrollo de más infraestructura que potencie condiciones de mayor bienestar y de mayor calidad de vida para la sociedad mexicana. Esa es la prioridad y la forma de gobernar que hoy tiene el Gobierno de la República”.

En el evento, el Primer Mandatario expresó su felicitación y reconocimiento, con motivo del Día del Caminero, “a quienes hacen posible con su trabajo, con su diario compromiso, que México sea una nación mejor comunicada, que tenga más caminos, mejores carreteras, autopistas, mejores vías de comunicación que acerquen a nuestras comunidades, a las distintas entidades federativas del país, que acerquen a nuestra gente”.

“Las obras que hemos entregado aquí, en Puebla, benefician tanto a la Zona Metropolitana de la capital del país, su zona conurbada, como a Puebla”, señaló que son obras que se encuentran dentro del Plan Nacional de Desarrollo de Infraestructura, en el que participan de manera muy entusiasta grandes empresas de la construcción.

Resaltó: “gracias a todas estas empresas que se la juegan con México, que creen en México, que creen en el futuro promisorio que tiene el país, y que están resueltos a seguir acompañando el esfuerzo constructivo de nuestra nación”.

La obra inaugurada permitirá reducir el tiempo de traslado, en un tramo de 15 kilómetros, de 50 minutos o más, a sólo 10 minutos.

En su intervencion el Gobernador del estado de Puebla, Rafael Moreno Valle, resaltó que desde el punto de vista constructivo el reto del viaducto elevado “fue fenomenal; el acero que se utilizó en este proyecto sería suficiente para construir la Torre Eiffel 8.5 veces; el concreto que se utilizó en la obra sería suficiente para construir ocho veces el Estadio Azteca.

“De ese tamaño fue el reto que emprendimos, señor Presidente, y lo importante es que hoy, gracias a su apoyo y a su equipo de trabajo estamos haciendo realidad este sueño de todos los poblanos”, dijo al Primer Mandatario.

Señaló que ésta y otras obras en la entidad son “una muestra más del legado que estamos construyendo juntos, pero sobre todo, de la importancia del trabajo coordinado entre los tres órdenes de Gobierno. Independientemente de diferencias ideológicas o partidistas, todos como mexicanos queremos que a nuestro país le vaya bien, y juntos podemos lograr mucho más que cada quien por su lado”.

Recordó que el Presidente Peña Nieto “generosamente autorizó que se diera una concesión estatal” para la construcción de la obra inaugurada, mecanismo que permitió sumar los recursos públicos con los recursos privados en la inversión total del proyecto de 10 mil 500 millones de pesos, “de los cuales el Gobierno aporta cinco mil millones y el resto lo pusieron los concesionarios”. “No sé quién sea el gobernador o la gobernadora dentro de 30 años, pero tendrá mucho que agradecerle a Enrique Peña Nieto”, concluyó.
Destacó que la autopista México-Puebla se inauguró hace 54 años, y que hoy con este viaducto elevado, permitirá continuar con el crecimiento económico del estado y de empresas como Volkswagen.
La nueva vialidad tendrá un aforo de 11 mil vehículos diarios y está diseñada para soportar vehículos pesados. En ella se emplearon 62 mil 530 toneladas de acero, y 332 mil metros cúbicos de concreto.