Por Irma Sadíz

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Seguridad del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SNTMARN), manifestó su rechazo al proyecto del presidente electo sobre la descentralización de las dependencias federales, pues esto representará para los más de 600 burócratas en Puebla, una causa de ruptura del vínculo familiar y un impacto económico pues sus gastos serían superiores a sus ingresos.

Mario González Maldonado, secretario general de la sección 37 del SNTMARN, argumentó que la propuesta del próximo titular del Ejecutivo esta muy ambigua y eso genera incertidumbre entre los trabajadores de la administración pública, sobre todo por que se desconocen los alcances de la misma.

Consideró conveniente que el nuevo gobierno federal tome en cuenta que la mayoría de los burócratas cuentan con un crédito hipotecario, mismo que están amortizando con base en sus percepciones mensuales, situación que les impide adquirir otro para cambiar de domicilio residencial en caso de sacar de la capital del país todas las dependencias que siempre se concentraron ahí.

De igual forma, refirió que son muchos los cónyuges que trabajan en el gobierno federal en dependencias distintas y de realizarse la descentralización a lo largo y ancho del país, habrá una ruptura del vínculo familiar, pues uno iría a una entidad y el otro a otra distinta.

Por ello, dijo que la primera exigencia es de información sobre el costo-beneficio para los trabajadores con este traslado, ya que temen que esto traiga más problemas personales, como mudarse a otro estado sin saber si hay la oferta de vivienda, escuelas y servicios suficiente.

Detalló que representa a 20 mil trabajadores en todo el país, de los cuales 600 están en Puebla y que 5 mil 100 trabajadores de confianza se verán afectados con el traslado de su fuente de ingresos a otro estado de la República, ya que Semarnat irá a Mérida, Conagua a Veracruz y Conafor a Durango.