• Mientras laboraba en la sustitución de drenaje en avenida de El Conde a la altura de la Central de Abasto un derrumbe lo sepultó.

Odilón Larios Nava. – Sepultado por varias toneladas de tierra, así es como pereció un trabajador de la construcción, mientras laboraba en una zanja de seis metros de profundidad sustituyendo los tubos del drenaje en la avenida El Conde a la altura de la Central de Abasto de Puebla.
El ahora occiso, según refirieron sus compañeros, respondía al nombre de José Alberto Avendaño Hernández y contaba, aproximadamente, con 23 años. Sus colegas dijeron no saber mucho de él, pero algunos indicaron que al parecer no era oriundo de la ciudad de Puebla. Las mismas personas dijeron que llevaban trabajando en el lugar cerca de dos meses.
Los trabajos que se realizan en esa zona corresponden a la sustitución de los tubos de drenaje los cuales realiza una compañía particular. Algunas fuentes consultadas José Alberto había descendido para medir la profundidad y comenzar a apuntalar para posteriormente meter los tubos.
Sin embargo, al estar dentro de la zanja varias toneladas de tierra se derrumbaron y sepultaron a este hombre quien perdió la vida de esta terrible manera.
Tras ser reportado el accidente al 911, arribaron al lugar los equipos de emergencias y rescate de Cruz Roja Puebla, Protección Civil Municipal y Bomberos de Puebla, los que laboraron de manera coordinada para realizar los trabajos para extraer el cadáver.
El accidente ocurrió alrededor de las 17:50 horas a la altura de la entrada a las naves de la Central de Abasto. Y las labores de rescate se prolongaron hasta poco después de las 21:00 horas.
Cabe destacar que entre los rescatistas se encuentran tres especialistas en estructuras colapsadas de Cruz Roja. Policías estatales, municipales y auxiliares resguardaron el perímetro para evitar vibraciones en el suelo que pudieran causar otros derrumbes.
La Subcoordinadora del área de socorros de Cruz Roja, Jessica Rocío Meza Hernández, resaltó el trabajo en conjunto de los cuerpos de rescate.
Personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) se encargó de realizar las diligencias del levantamiento del cadáver, con el apoyo de trabajadores de la Dirección de Atención a Víctimas del Delito.