Por Freddy Rivera.
Teziutlán.- Fiestas patronales, cruces de barrio, cumpleaños y nuevamente las posadas, son eventos que ponen de manifiesto la cercanía del presidente municipal Toño Vázquez con las familias de Teziutlán, pero también, la disponibilidad de los vecinos para recibir al presidente municipal y a Juan Pablo Piña, un vecino que ya se extraña si en la semana no se le saluda en algún rincón teziuteco, a pesar de saber los paisanos que aunque no lo vean, siempre está haciendo algo por este municipio.
No son ni las piñatas, ni los regalos que también llegan con las visitas, ni los miles de despensas que en últimos días ha entregado Juan Pablo Piña lo más importante, no, lo útil, es la oportunidad de platicar con las familias, escuchar sus demandas y trabar compromisos y de refilón revisar cumplimientos.
Un gobierno abierto es indispensable hoy en día para que la ciudadanía se acerque a la autoridad pero sobre todo para que la autoridad se acerque a las familias. De ahí se tendrán mejores relaciones de cooperación mutua y por supuesto mejores entendimientos.
Riesgos, por supuesto, uno solo, registrar peticiones que atender, pero como dice Toño Vázquez para eso está el presidente municipal y nosotros decimos aquí en La Opinión, también para multiplicar casi mágicamente los dineros del pueblo para que alcancen para más.