• El chorro de combustible alcanzó casi 30 metros de altura; el tráfico fue suspendido por más tres horas en la autopista la mañana del domingo.

Odilón Larios Nava.- Casi treinta metros de altura alcanzó el chorro de diésel que escapaba de un hoyo en el poliducto Minatitlán-México, de Petróleos Mexicanos (Pemex) a la altura del kilómetro 176+600 de la autopista Puebla-Orizaba, en terrenos de cultivo del municipio de Quecholac. La causa del derrame nuevamente fueron los huachicoleros a los que se les salió de control una toma clandestina.
Después de las seis de la mañana de este domingo, fue cuando las cosas se salieron de control, y el chorro de combustible alcanzó la altura antes señalada. Lo anterior ocasionó que la circulación de la autopista fue suspendida en ambas direcciones desde las 06:30 horas hasta las 09:30 horas.
Alrededor de las 23:00 horas del sábado, se reportó un intenso olor a combustible en las comunidades de san Simón de Bravo y Acatzingo. Las autoridades acudieron a buscar el posible derrame de combustible y poco después dieron con él a unos metros de la autopista.
Se trataba de un derrame de diésel en el poliducto de 12.20 pulgadas. Desde esa hora personal de Seguridad Física y Emergencias Puebla, de Petróleos Mexicanos (Pemex) tomaron las medidas de precaución en coordinación de Protección Civil del Estado y Seguridad Física de la paraestatal.
Fue después de las seis de la mañana cuando la situación se salió de control por breves momentos, pues se presentó un chorro de combustible que sobrepasaba los 20 metros de altura.
El briseo de combustible llegó hasta varios terrenos de cultivo e incluso a la autopista, es por ello que la circulación fue cerrada para evitar que se presentara alguna deflagración. Entre las 08:30 horas y las 09:00 horas la situación fue controlada en su totalidad y sólo restó que las autoridades hicieran la limpia de la autopista.
Las autoridades exhortan a la ciudadanía a denunciar de forma anónima a los delincuentes dedicados al robo de hidrocarburo para evitar alguna tragedia derivada de esta actividad ilícita.