Odilón Larios Nava.-

Una toma clandestina registrada en el barrio de Jesús Alonso en el municipio de Acatzingo provocó una considerable fuga en la que se perdieron miles de litros de hidrocarburo.
El daño mayor lo recibió un terreno de cultivo, en el que quedó derramado todo el combustible.
Fue durante la madrugada de este miércoles cuando la policía municipal de Acatzingo recibió una llamada que indicaba que a la altura del kilómetro 169 de la autopista Puebla-Veracruz, en el barrio de Jesús Alonso específicamente, se estaba registrando un derrame de combustible.
Al llegar al sitio mencionado, atrás de las instalaciones de bomberos de Acatzigo, los elementos confirmaron el derrame a escasos 300 metros de distancia de las casas.
Al respecto procedieron a asegurar el lugar y confirmar lo ocurrido a personal de Seguridad Física de Petróleos Mexicanos (Pemex), quienes acudieron al lugar y acordonaron el sitio.
Después con el apoyo de los trabajadores del área técnica de la paraestatal trabajaron para controlar la fuga de combustible, logrando controlar la situación, aunque requirieron de varias horas más para lograr sellar la toma clandestina que causaba que el combustible se regara.
Como se recordará, hace cinco años ocurrió una tragedia en el mismo sitio el 19 de diciembre del 2010, donde un derrame de combustóleo llegó hasta el drenaje y después se dio la explosión e incendio que acabó con la vida de más de 30 personas y dejó pérdidas millonarias a la población y a los gobiernos de los tres niveles.
Igualmente hace apenas un par de semanas se registraron dos derrames de combustible en San Jerónimo Ocotitlán, en el municipio de Acajete, por lo que las autoridades exhortan a la ciudadanía a que realicen denuncias anónimas para combatir con este delito que pone en riesgo a los ciudadanos y su patrimonio.