+ Conferencias, mesas redondas y talleres para reflexionar sobre las brechas de género que existen en la ciencia

Si bien se observa un crecimiento en el número de mujeres que ingresa a las aulas universitarias y desarrolla actividades científicas, esta estadística aún no se refleja en la academia y la ciencia en México, pues sólo representan el 35 por ciento de quienes integran el Sistema Nacional de Investigadores.
Como resultado de la feminización de las profesiones, la cifra de mujeres en ciencias exactas es aún muy baja, así como en las áreas agropecuaria, ingenierías y economía, mientras que en los puestos de dirección de universidades, centros de investigación y órganos de ciencia y tecnología predominan los hombres, señaló Lilia Meza Montes, investigadora del Instituto de Física “Luis Rivera Terrazas” de la BUAP y coordinadora de la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género, del Conacyt.
Para revertir esta realidad, la citada red temática del Conacyt –conformada por 56 participantes de 16 estados de México y cinco países- impulsa programas y acciones encaminados a lograr un equilibrio, a través de la igualdad y equidad de género en la ciencia.
En este contexto, se lleva a cabo el Tercer Seminario de Habilidades Profesionales con Perspectiva de Género, organizado por la BUAP, la Red Mexicana de Ciencia, Tecnología y Género, así como por las universidades Iberoamericana y de las Américas, campus Puebla, del 6 al 9 de septiembre.
Participan 50 jóvenes investigadoras, de 15 estados del país y una de Cuba, quienes, a través de conferencias, mesas redondas, talleres y actividades de integración, reflexionan sobre las brechas de género que existen en la ciencia y la academia.
Durante el seminario se abordan temas como “Armonización familia-carrera científica”, “¡Mujer que sabe latín! Una mirada de género al mobbing universitario”, “El aprendizaje y las enseñanzas de hacer desde las fronteras”, “Retos y desafíos de las mujeres en la ciencia y tecnología” y “Elaboración de proyectos transdisciplinarios”, entre otros.

Con este tipo de actividades, “queremos impulsar entre las jóvenes científicas carreras exitosas, tanto en la ciencia como en la vida personal”, comentó Lilia Meza.