Dulce Gómez

Personal de Petróleos Mexicanos (Pemex) tardó tres horas en arribar a la emergencia, la fuga de gas LP, que ocurrió el miércoles pasado en Villa Frontera, evidenció el presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato.

El alcalde capitalino comentó que durante los hechos, Pemex argumentó que el especialista que sabe cómo atender este tipo de emergencias no estaba en la ciudad, de tal modo, que primero tuvieron que dar con su paradero para después trasladarlo al ducto ordeñado que puso en riesgo a más de 60 mil personas de colonias aledañas, e incluso hospitales.

 “El gobernador y yo vamos a buscar a Carlos Treviño que es el director general de Pemex para tener una reunión con él y reiterarle que es una exigencia de todos los ciudadanos en Puebla que se haga cargo de la responsabilidad que tiene para salvaguardar la seguridad física de los ductos que atraviesan nuestra ciudad”, puntualizó.

En este tenor, Banck Serrato dejó en claro que no se puede estar a expensas de que no haya gente o una sola persona en Pemex que conozca sobre el tema.

“Las condiciones de vulnerabilidad persisten y no podemos bajar la guardia. Queremos que no suceda la emergencia”, resaltó al tiempo de exigir que la paraestatal haga su trabajo ya que de lo contrario sería una omisión.

El edil resaltó que sin duda la fuga de gas y el sismo del pasado 19 de septiembre han sido los días más difíciles en su administración, no obstante, resaltó la labor emprendida por el equipo del Ayuntamiento de Puebla, específicamente por el director de Protección civil Municipal, Gustavo Ariza Salvatori.

Asimismo, apuntó que fue el gobernador del estado, José Antonio Gali Fayad, y el titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG), Diódoro Carrasco Altamirano, por estar en contacto con Pemex. Del mismo modo, reconoció el trabajo de la milicia.