• Existen versiones de que SEMEFO ya no se hará cargo de los levantamientos de delitos culposos.

Odilón Larios Nava.- Seis horas tardó la Fiscalía General del Estado (FGE) en efectuar el levantamiento del cadáver de un hombre que fue atropellado en la carretera federal a Tlaxcala a la altura del puente Barranca Honda. El hombre inicialmente quedó señalado como desconocido ante las autoridades.
Cerca de las seis de la mañana de este lunes los automovilistas que transitaban por la mencionada vialidad informaron a los números de emergencias que en el sitio había un hombre tendido, que por las lesiones que presentaba y otros indicios en el lugar probablemente había sido atropellado.
Paramédicos de Cruz Roja acudieron a tender la emergencia y corroboraron que el hombre no presentaba signos vitales, es por ello que dieron paso a la Policía Municipal para que acordonaran el lugar del cadáver y protegieran los indicios hallados en el lugar.
Se presume que a mitad del puente un auto Nissan, Tsuru, color negro, pasó y arrolló a este hombre y a un perro color negro. El can quedó sin vida sobre el puente, mientras que el masculino fue proyectado varios metros cuatro metros después de terminar el puente.
Uno de los espejos retrovisores, el derecho y la parte delantera del vehículo en donde se lee la leyenda Nissan, quedó en el lugar. Indicios que fueron oportunamente señalados por la policía municipal.
Aunque ese tramo carretero corresponde atenderlo a la Policía Federal, éstos nunca llegaron, por lo que la policía municipal se hizo cargo de la situación. Sin embargo aunque habían informado lo ocurrido pasaron las horas y la camioneta del Servicio Médico Forense (SEMEFO) no llegó hasta cerca de las 11:30 horas.
El SEMEFO llegó con personal de la Agencia Estatal de Investigación y fue hasta las 12:00 horas, cuando se realizó el levantamiento del cadáver, seis horas después de que este hombre hubiera sido reportado muerto.
El masculino quedó en calidad de desconocido. Varias personas de las colonias aledañas llegaron al sitio y pidieron ver el cadáver para conocer si no se trataba de algún familiar o conocido, pero ninguno de ellos lo identificó.
Algunas versiones extraoficiales señalaron que la tardanza en recoger el cadáver fue porque el SEMEFO ya no se va a hacer cargo de recoger los cadáveres y trasladarlos al anfiteatro, por lo que queda la duda de quién hará cargo de cumplir ese servicio a la comunidad.