Por Jesús Lemus/Puebla

El candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino, convocó al ejercito de 550 mil votos que representa el partido, a sumar esfuerzos para salir victoriosos para las elecciones de junio.
Lo anterior tras revelar que este viernes estará en Puebla la presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, para apoyarlo en sus actividades de campaña que realizará en la zona de Coronango.
En su tercer día de campaña, el abanderado a Casa Puebla dijo que la lealtad no se compra con dinero, por eso muchos priistas cerraron filas en torno al proyecto político que impulsa en este periodo de actividades proselitistas.
Puntualizó que al inicio de su carrera política, obtuvo un cargo “pequeño” y hubo alguien que le ofreció otro mejor por el poder y la paga que recibiría, mismo que rechazó porque siempre se compromete con sus encomiendas que aceptó en primer lugar.
Destacó que su compromiso en este momento es con los poblanos y el ejercito priista que confía en su candidatura para mejorar la prestación de servicios públicos, pero sobre todo hacer más equitativo la distribución de recursos para la ejecución de programas.
Señaló que sus críticos afirman que nadie lo conoce en el estado, pero enfatizó que ha recorrido el estado de Puebla en los últimos 8 años, situación que le permite identificar los problemas que padecen los municipios.
Insistió que su gobierno no se caracterizará por la ejecución de obras faraónicas, sino por la implementación de proyectos que de manera equitativa resuelva las demandas sociales, principalmente de los ciudadanos que dependen del campo, que fue olvidado en los últimos años.
“Este es el ejercito con el que vamos a ganar esta batalla el 2 de junio, agradezco en verdad su lealtad, la vida paga las lealtades. Alguna vez tenia un carguito que era pequeño, un día vino alguien y me invitó a otro cargo y dije que no, porque tengo compromiso con el que me invitó primero”.