Odilón Larios Nava.- No dan tregua a las autoridades los asaltantes de cuentahabientes, quienes este miércoles despojaron de 700 mil pesos en efectivo a tres integrantes de una familia que habían acudido a una sucursal de Bancomer.
Extraoficialmente trascendió que puede tratarse de una banda que está operando en la capital desde hace varias semanas. Con las cámaras de seguridad ya se tienen algunos indicios que podrían aportar información sobre los delincuentes, sin embargo no se han precisado sus identidades.
Al respecto del asalto de este miércoles, de acuerdo con las primeras versiones sobre los hechos, un hombre junto con su padre y hermana acudieron a la sucursal de Bancomer ubicada en Xanenetla, para retirar 700 mil pesos en efectivo.
Esa cantidad de dinero la metieron en una maleta y posteriormente abordaron una camioneta Chevrolet, tipo Venture, color guinda, con placas de circulación del estado de Yucatán.
Desde allí tomaron rumbo hasta llegar a las afueras de la estación de Estrella Roja, ya que uno de los miembros de la familia tenía que tomar un vuelo en el aeropuerto de la ciudad de México.
Tras su llegada a las afueras de esa estación de autobuses, pretendían descender del vehículo en que iban circulando, sin embargo fueron abordados bruscamente por tres sujetos armados, quienes portaban corte tipo policías y chalecos negros, al parecer antibalas.
Tras amagarlos, los malvivientes les exigieron el cuantioso botín, sin embargo los agraviados pusieron resistencia al asalto y es por ello que el hombre que iba a viajar, recibió un cachazo que le abrió la cabeza.
Ante esa vulnerabilidad de las víctimas, los delincuentes lograron obtener el dinero y corrieron hasta la esquina de la calle diagonal que está atrás de la estación de Estrella Roja.
Según algunos testigos abordaron un vehículo color gris azulado y a bordo del mismo escaparon. Aunque pidieron apoyo a través de los números de emergencia y elementos de la policía municipal, estatal y ministerial llegaron al lugar, no pudieron ubicar a los responsables, pues estos ya les llevaban ventaja.
Pese a la mala experiencia uno de los afectados, tuvo que abordar el camión con destino al aeropuerto de la capital del país, mientras que los otros se quedaron para rendir declaración ante el Agente del Ministerio Público.
Sobre el numeroso botín, las víctimas comentaron que el dinero era un préstamo bancario y estaba destinado para el pago de unas escrituras, pero sus planes se vieron arruinadas en manos de la delincuencia.