• Familiares y comerciantes pretendían hacer justicia por propia mano; se armó un zafarrancho que duró más de una hora.

Odilón Larios Nava.- Momentos de tensión se vivieron en el mercado Morelos la tarde de este domingo, cuando una muchedumbre amagara con linchar a tres familiares de un sujeto que presumiblemente abusó sexualmente de una niña de 10 años de edad, la cual además de ser menor es sordomuda.
El presunto agresor habría podido escapar con ayuda de sus familiares, es por ello que los padres de la niña y otros comerciantes retuvieron a los familiares del presunto agresor y los mantuvieron amarrados por más de una hora.
Los padres de la niña y otros familiares, acusaron a un hombre de haber abusado sexualmente de la pequeña (algunos comerciantes dijeron que no hubo abuso sexual consumado, sino tocamientos).
La agresión contra la niña habría ocurrido en la zona conocida como “las cortinas”. El sujeto agresor sería un familiar de comerciantes de ese lugar. Se presume que éstos le ayudaron a escapar, lo cual enardeció a los padres de la menor y a los demás comerciantes.
Por esa razón retuvieron a dos hombres y una mujer. Los amarraron y mantuvieron retenidos, hicieron que llamaran al presunto agresor y le exigieron que volviera si no sus familiares pagarían las consecuencias.
Así estuvieron los dos hombres y la mujer, hasta que el presunto agresor regresó y se entregó a la policía, o por lo menos eso fue lo que la gente del lugar dijo. En ese momento entregaron a los retenidos a la policía para que se los llevaran y también rindiera declaración.
En entrevista con este diario, comerciantes del mercado Morelos manifestaron que en los últimos meses ha incrementado la delincuencia en el lugar, sobre todo los asaltos a transporte público. También han aumentado otros delitos y los delincuentes son atraídos por los puestos locales en donde se vende cerveza, por lo que piden a sus representantes y a las autoridades del municipio de Puebla intervenir y retirar los lugares en los que se expenden bebidas embriagantes.
Hasta el cierre de esta edición no se conocía cuál es la situación legal del detenido, ni el delito en concreto por el que se le acusa.