• El Gobierno de la República ha contribuido a este avance llevando a cabo una profunda transformación económica, aseguró.

Al encabezar la clausura del XXV Congreso del Comercio Exterior Mexicano, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que “hoy somos un país con una economía emergente que empieza a crecer, que empieza a destacar, que el mundo nos ve cada vez más a partir de nuestras fortalezas y que, estoy cierto que en los años por venir, con la participación activa de todos”, México se seguirá consolidando como una potencia exportadora y como una potencia plena en todos los términos de la palabra.

En el evento, en el que hizo entrega del Premio Nacional de Exportación 2018 en 10 categorías, el Primer Mandatario subrayó: “el que México se haya convertido en una potencia exportadora se debe, en parte, a la continuidad de políticas públicas para dar certidumbre a las empresas y a mantener condiciones propicias para su desarrollo”.

“Me refiero”, dijo, “a evitar distorsiones en el funcionamiento de los mercados, asegurar que la regulación proteja a los consumidores sin perjudicar a los productores, y facilitar, además, el acceso al crédito. Estoy convencido de que estas deben ser constantes de nuestra economía y no sólo prácticas pasajeras”.

“Estabilidad, competencia, regulación adecuada, acceso al crédito se trata de nuestras grandes fortalezas, y eso permite que México pueda mantenerse en esta ruta ascendente de crecimiento, de desarrollo y de consolidarse aún más como potencia exportadora”, añadió.

El Presidente Peña Nieto aseguró que “el Gobierno de la República ha contribuido a estos avances llevando a cabo una profunda transformación económica. En estos seis años hemos privilegiado la estabilidad macroeconómica, la implementación de reformas estructurales y el desarrollo de infraestructura en todo el territorio nacional”, lo que permite elevar nuestra competitividad frente al mundo.

Indicó que durante la vida del Premio Nacional de Exportación, “México ha vivido una profunda transformación hacia una economía más competitiva, sofisticada y dinámica, y esto es especialmente evidente en el sector exportador que ha pasado de representar 14 por ciento del Producto Interno Bruto en la década de los 80, a 32 por ciento en la segunda década de este siglo”.

Señaló que “hoy, las empresas exportadoras generan dos de cada 10 empleos formales, y qué bueno que sea así, porque es en estas empresas, las que están dedicadas a la exportación, donde se pagan los mejores salarios, prácticamente en promedio 30 por ciento más que en el resto de la industria nacional”.