• Todos los jóvenes y más los universitarios deben estar totalmente preparados

Por Diego Armando Cuautle/

A pesar de que en los últimos años se ha incrementado el índice, solo 33 por ciento de los estudiantes llegan a cursar una carrera universitaria, así lo dio a conocer, Francisco Marmolejo Cervantes, coordinador de Educación Superior del Banco Mundial.
Lo anterior en el marco del Seminario “Tendencias en la Educación Superior en el contexto global y sus implicaciones para América Latina y el Caribe”, que se llevó a cabo en las instalaciones del Complejo Cultural Universitario (CCU) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).
En breve entrevista en el marco de dicho evento, recomendó que se deben buscar opciones al fin de incrementar el número de estudiantes en las universidades, y que estos, deben prepararse para ser alguien de la vida, “pero en la medida que haya marcos de calidad de sus programas académicos ya sea en universidad pública o privada, se puede generar un ecosistema donde se pueda responder mejor a las necesidades de la población”.
Aunque, dejó en claro que se requieren contextos nacionales en donde pueda convivir la educación pública y privada, y esto es corresponsabilidad de los estudiantes, padres de familia, quienes deben contribuir al costo de la educación.
“Es un asunto complejo, no es sencillo asumir que la educación tiene que ser privada o pública, pero si tenemos que encontrar la mejor mezcla al respecto, no es posible que en México sólo 30 de cada 100 estudiantes tienen acceso a la educación superior”, subrayó.
En este sentido, comentó que los estudiantes, deben definir un horizonte, deben verse en 15 años, es decir deben definir el nivel de bienestar en el que les gustaría vivir, también deben definir las metas, esto es analizar lo que les hizo llegar al punto que les permitió cursar la universidad.
Además deben establecer los próximos logros para que vean el rumbo por donde estaban caminando, también deben medir los resultados y finalmente estar preparado para modificar el rumbo, “pues deben tener capacidad de reinventarse. Ya que hay que imaginarse como estarán en el futuro”.
“El mundo cambia más de lo que nos podemos imaginar y para ello todos los jóvenes y más los universitarios deben estar totalmente preparados… el mundo han crecido, los trabajos que requieren habilidades cambiantes. Por lo que se deben preparar para cambiar de profesión”, finalizar.