• De esta forma lograr un cambio cultural en pro de la no discriminación, la inclusión, la igualdad, la legalidad, la tolerancia y el respeto.

Al encabezar el acto en el que el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presentó su Informe de Actividades 2015, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró que “sociedad y Gobierno tenemos que trabajar de manera conjunta por un cambio cultural generalizado en favor de la no discriminación, la inclusión, la igualdad, la legalidad, la tolerancia y el respeto”.

Este reto que nos une y nos compromete a todos, añadió, “es, precisamente, lo que mueve al Gobierno de la República a seguir trabajando de manera corresponsable para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos”.

El Primer Mandatario expresó que “los mexicanos nos sentimos orgullosos de la CNDH y de sus invaluables aportaciones al desarrollo del país”.

Tras resaltar que la CNDH es una institución emblemática del Estado mexicano, que salvaguarda estos valores universales, el Presidente Peña Nieto dijo que “es un organismo fuerte, independiente y confiable, con las facultades y capacidades necesarias para una efectiva protección de los derechos fundamentales a lo largo y ancho de nuestra nación”.

“El conocimiento y experiencia de sus consejeros y servidores públicos, el invariable compromiso con su misión, la firmeza y el rigor técnico de su actuación, la convierten, además, en uno de los organismos garantes más sólidos que hay en el mundo”, subrayó.

“Tener un Ombudsman fuerte, independiente y eficaz empodera a la sociedad y fortalece a todo México”, destacó.

El Titular del Ejecutivo Federal indicó que en esta Administración “tenemos un firme compromiso con la transformación legal, institucional, y sobre todo cultural del país en favor de los derechos inherentes al ser humano”.

Dijo que se han logrado avances por mencionar algunos resalto la ampliación del catálogo de derechos reconocidos en nuestro marco jurídico como son, por ejemplo, el derecho a recibir una educación de calidad o el derecho de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación, por sólo citar algunos”.

Asimismo señaló que las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, particularmente dirigidas a las fuerzas y autoridades federales en este sector, se han reducido año tras año, al pasar de 31 en 2012, a ocho en 2015.

“En síntesis, en tres años se redujo en 74 por ciento el número de recomendaciones”.
De igual forma indicó que se ha incorporado el enfoque de derechos humanos en todas las políticas públicas, entre otros.

Por último el Primer Mandatario dijo que en el Gobierno de la República estamos conscientes de que aún nos falta seguir avanzando en lograr esta cultura de absoluto respeto a los derechos fundamentales, y que las prácticas y protocolos “que siguen las entidades públicas, particularmente las encargadas de la seguridad pública, obren con absoluta observancia a estos principios de pleno respeto a los derechos humanos. Seguimos avanzando y seguiremos trabajando para lograr este objetivo de forma plena”.