Dulce Gómez

El presidente municipal de Puebla, Luis Banck Serrato, adelantó que será antes de concluya 2017 cuando se ponga en marcha la primera etapa del Sistema Adaptativo de Control de Tráfico en la ciudad, específicamente en dos vialidades.

En este tenor, el alcalde capitalino indicó que para lo anterior, actualmente el Ayuntamiento trabaja en coordinación con la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Refirió que podría ser la 25 Oriente-Poniente, la 31 Oriente-Poniente o la 11 Norte-Sur las vialidades donde arranque este plan, empero dejó en claro que únicamente serán dos avenidas, a fin de crear un concepto de “ola verde” que le dé prioridad a los automovilistas, especialmente al transporte público.

“Estamos todavía por definir (las vialidades). Tenemos ya la propuesta del Instituto de Ingeniería de la UNAM, pero podrían ser las vialidades, como por ejemplo las que están en discusión la 11 Norte-Sur y está la Avenida 25 Oriente-Poniente y la 31 Oriente-Poniente, en fin todas las vialidades que más lata dan”, dijo el edil.

Lo que sí señaló es que la inversión para tal acción será de 340 millones de pesos –en una primera etapa-; de tal modo acotó que la segunda edición se podría llevar a cabo en 2018, además de que la Comuna dejará listo un programa integral para ejecutarlo a mediano plazo.

“Queremos hacer esta primera etapa antes de que termine el año y que consistiría en hacer dos de las vialidades principales que más mueven personas en transporte público, una segunda etapa para el año que entra y dejar listo un programa integral de mediano plazo para la ciudad”, finalizó.