• De ellas 14 perecieron en Atzala, donde un templo colapsó durante un bautizo.
• En Atlixco perecieron ocho personas y hubo cuantiosos edificios con daños materiales.
• En la ciudad de Puebla murieron siete personas; los principales daños estructurales fueron en el Centro.

Odilón Larios Nava.- Treinta y nueve personas se reportaron muertas en la entidad poblana por el sismo de 7.1 grado en la escala Richter. De ellas en Puebla capital hubo 7, en Atlixco 8, en Atzala 14,
en Chiautzingo 2, Jolalpan 3, Tehuitzingo 2 y uno en Piaxtla, y dos más en otro municipio no determinado.

ATZALA: EL BAUTIZO QUE TERMINÓ EN TRAGEDIA

El episodio más trágico de esta negra jornada en Puebla se vivió en la mixteca poblana, en el pequeño municipio de Atzala, en plena selva cañera. En ese lugar dos familias se dieron cita para bautizar a una pequeña de apenas unos meses de nacida.
El sismo ocurrió justo cuando se llevaba a cabo la celebración eucarística. El movimiento telúrico hizo colapsar el techo y la cúpula de la parroquia de Santiago Apostol, todas esas toneladas cayeron sobre los asistentes dejando a la mayoría de ellos sepultados o lesionados.
“Ni siquiera se salvó el santo patrono, Santiaguito, hasta su caballo quedó destrozado”, mencionó uno de los vecinos que colaboraba solidariamente en los trabajos de rescate de las personas que quedaron atrapadas entre los escombros.
Ante esta desgracia, la solidaridad de los pobladores de Atzala y de algunos habitantes de comunidades vecinas como Colón, Viborillas, Matzaco, Chietla, entre otras, se dieron cita para apoyar desinteresadamente. Con sus propias fuerzas y herramientas, se organizaron y comenzaron a retirar los escombros, así fue como lograron rescatar con vida a algunas personas que después fueron llevadas los hospitales de aquella región
En aquella comunidad, la ayuda de los cuerpos de emergencias no llegó. Fueron los civiles, quienes arriesgando su vida e integridad, laboraron durante horas, los hombres sacando cada piedra y las mujeres organizándose para llevar comida y agua a los trabajadores, todos unidos por el mismo objetivo: rescatar a los que estaban bajo los escombros.
Las labores de rescate culminaron aproximadamente a las 21:30 horas, cuando terminaron de remover los escombros. En el atrio de la iglesia quedaron tendidos once cadáveres, entre ellos los de la niña que se bautizaba y su hermanita de 7 años de edad. También perecieron sus padres y sus padrinos, entre otras personas de su familia.
Ante esta desgracia, el alcalde de Atzala, Alberto Ramos Morán, refirió en entrevista con este diario: “Están mirando la tragedia que sufrió mi municipio, lamentablemente no sólo es lo material, también hay pérdidas humanas. No tenemos el dato exacto de cuantas víctimas mortales hay, porque algunas se trasladaron al hospital de Izúcar y desconocemos la situación en la que estén esas personas, pero aquí – en el atrio de la iglesia – son once personas las que están muertas”.
El presidente mencionó que el apoyo no llegó a ese municipio, pero con la organización y solidaridad de la gente lograron rescatar los cuerpos. Ramos Morán, dijo que se requiere todo el apoyo por los familiares de los difuntos “de hecho son dos familias las que sufrieron pérdida casi completa”.
Uno de los rescatistas y poblador del lugar, abundó a los datos que proporcionó el edil, y aseguró que al menos tres de los lesionados habían muerto en algunos hospitales de la región, por lo que la cifra de decesos era de 14.
El inmueble, el templo, fue pérdida total sólo quedaron las paredes cuarteadas, las cuales amenazan con caer en cualquier momento, por lo que será necesario derrumbar lo poco que quedó en pie, para que no sea un riesgo a la comunidad.

EN LA CAPITAL PERECIERON 7 PERSONAS

Las cifras oficiales indicaron que en la ciudad de Puebla fallecieron siete personas por el sismo. En la 11 Sur y 11 Poniente, una mujer y una niña fueron golpeadas por parte del techo que colapsó en el edificio de la escuela, Héroes de la República – antaño conocido como la Normal del Estado –. También dos personas murieron en la 11 Poniente y 16 de Septiembre, a causa de un desprendimiento del techo de un edificio. Mientras que un comerciante ambulante, falleció en la 12 Oriente casi esquina con 5 de Mayo, en circunstancias similares. Las otras dos personas fallecieron en la preparatoria Lázaro Cárdenas de la BUAP.
Las personas que perecieron en estos hechos son: Zoe Nicole Olivares, de 5 años; María Mino Palacios, de 50 años; Mariano Marín García, de 41 años; Ehidi Diego Dattot, de 20 años; Irma de la Luz Espinoza, 38 años; Ana Paola de Los Santos Vázquez, de 16 años, estudiante de la BUAP y; Celia Miranda Rosas, de 49 años, trabajadora administrativa de la prepa Lázaro Cárdenas.

EN ATLIXCO SE REPORTARON 8 DECESOS

En Atlixco, donde también hubo muchos daños materiales en edificios públicos, se registraron ocho personas fallecidas.
Los occisos son: Trinidad Tapia Máximo, de 90 años de edad, quien pereció en San Francisco Xochitiopan; Erika Caro Escalona, jefa de Proyectos de Obras Públicas de Atlixco, pereció en el exconvento del Carmen; Teodulo Victoria Faustino, de 50 años de edad, quien estaba trabajando como albañil y cayó desde un andamio de 6 metros de altura; Fátima Vanesa Catalán Galindo, de 7 años, quien estaba en su casa y le cayó una barda.
Los restantes son: Iván de Jesús Maurtua Escobar, de 9 años de edad, quien estaba en la escuela; Diana Canseco Mena, de 40 años, quien era directora general de Desarrollo Urbano de Obras Públicas de Atlixco, pereció en su oficina; Yendi Victoria Millán Rodríguez, de 38 años, quien era química farmacobióloga y falleció dando consulta en el Centro de Atlixco y; Carolina Ladrón De Guevara Gutiérrez, de 60 años, falleció en su local comercial en el Centro de Atlixco.