Odilón Larios Nava.-

En las instalaciones de dirección de la policía estatal, los policías estatales que fueron dados de baja, y algunos de sus compañeros que se han solidarizado a la causa, continúan en paro de labores.
Este jueves más de 300 policías se manifestaron en las instalaciones antes mencionadas, solicitando a las autoridades estatales que los liquiden conforme a derecho y no como ha ocurrido en casos anteriores. Como ejemplo citaron a un elemento quien estuvo 25 años en la corporación y le dieron 19 mil pesos de finiquito. Esto último es lo que no están dispuestos a aceptar.
Tal como se informó de manera oportuna, el pasado lunes por la noche el gobierno del estado por medio del subsecretario Adolfo Canseco, informó que la notificación de baja quedaba sin efecto, pero después, por medio de un boletín, les reiteraron que el proceso de depuración continuaba y que los uniformados quedaban a disposición de recursos humanos.
De acuerdo con las declaraciones de algunos policías, les ofrecieron su reubicación pero en labores administrativas con un nuevo contrato. Ante eso que los policías dijeron que aceptarían lo anterior pero que antes debían liquidarlos por los años laborados como uniformados en la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP).
Ante esta perspectiva desde el miércoles por la noche anunciaron el paro de labores que realizarían este jueves, el cual comenzó a las siete de la mañana, desde esa hora esperaban el diálogo con las autoridades estatales pero éste hasta el momento no ha ocurrido.
Cabe señalar que un grupo de 200 policías, marchó desde la dirección de policía estatal hasta el Congreso del Estado, donde entregaron un pliego petitorio que en resumen contiene los cinco puntos que dieron a conocer desde el pasado lunes.
En orden, los puntos que destacaron son: 1) Indemnización conforme a derecho; 2)Homologación salarial; 3)Legalidad laboral; 4) Que los que sean dados de baja no queden con antecedentes laborales en Plataforma México; 5) Respeto a la jornada de trabajo.
Sobre la reacción de los diputados, los policías informaron que se limitaron a señalar que analizarían el documento y que los llamarían después, cuando tuvieran algún pronunciamiento al respecto.
Después el mismo grupo de policías acudió a Casa Aguayo, donde pedían ser escuchados, allí les dijeron que recibirían a una comisión de dos representantes, pero los uniformados se rehusaron a ese ofrecimiento y acordaron que ahora cualquier negociación deberá ser en la dirección de policía estatal.
Otro punto que tomaron por la tarde los policías estatales en paro, fue quitarse el uniforme para no dar pretexto a las autoridades del estado a que los señalen de usurpación de funciones.
Resumieron que el paro sigue y que esperarán que en los próximos días haya algún acercamiento favorable con las autoridades. Resaltaron que lo único que exigen es “salir por la puerta de enfrente, hemos dado nuestra vida a la institución, si ya no nos quieren que nos den una liquidación justa y nos vamos”.
Afirmaron que no buscan confrontarse con los mandos ni con las autoridades, y señalaron que la falta de respuesta de las autoridades es lo que está provocando este paro y las manifestaciones, ya que de cumplir con sus responsabilidades patronales los policías acatarían la orden al considerarla justa y apegada a derecho.
En entrevista agregaron que el día de ayer acudieron a sumarse a la manifestación ex custodios de Tepexi y de Puebla y el CIEPA, así como policías auxiliares y policías procedentes de México. Estos últimos les hicieron la invitación a participar en un foro en la Explanada de Los Pinos en el Distrito Federal los días 3, 4 y 5 de octubre, en donde se espera la llegada de policías de diversas corporaciones del país.
En dicho foro, informaron algunos policías estatales, se pretende demostrar que el sistema de evaluaciones de las pruebas de control de confianza, no son científicamente válidas y que la subjetividad las caracteriza ha dañado y mermado a las corporaciones policiales.
Cabe señalar que hasta el cierre de esta edición las autoridades de gobierno del estado no han dado una solución favorable a los ahora ex uniformados.