Por: Carlos Linares Mendoza
PREVIO al partido de Argentina contra Alemania se llevó a cabo el cierre de clausura en el Estadio Maracaná de Brasil, donde la cantante colombiana Shakira volvió a mover sus caderas en medio de una euforia tras su actuación, también estuvo el músico mexicano Carlos Santana.
Aunque no se transmitió la clausura por televisión abierta, muchos se quedaron con las ganas de verla, y es que tanto Televisa como Tv Azteca no transmitieron nada en sus programaciones “en vivo”, solo hacían semblanzas de jugadores argentinos y alemanes.
Podemos hacer notar que le quedó grande a Brasil el compromiso del mundial ya que la clausura fue como la inauguración “pobre”, y que podemos esperar de Los Juegos Olímpicos, sería como un retroceso a la alta tecnología que países como Australia, Grecia, China e Inglaterra vinieron realizando, aunque nos estamos adelantando mucho a los hechos, falta esperar y ver como lo hacen. Lo cierto es que Shakira superó por muchas cosas la actuación que hizo Pitbull con Jennifer López y la cantante brasileña Claudia Leitte.
La colombiana Shakira estuvo acompañada del mexicano Carlos Santana, el haitiano Wyclef Jean, el brasileño Alexandre Pires en, los números musicales de la ceremonia de clausura del Mundial de Futbol Brasil 2014.
Al ritmo de “La la la “, Shakira se apoderó del escenario llenando de ritmo y energía el estadio, en un día de fiesta para todos los amantes del futbol.
Shakira lució un traje rojo, estuvo acompañada por morenas que daban una “batucada” y bailarinas que se movían al ritmo de “samba”, todo un carnaval sobre el escenario era lo que millones de personas estuvieron presenciando desde sus televisores.
Cabe señalar que hasta apareció acompañada del pequeño Milan Piqué, por si esto fuera poco estuvo dos días ensayando la presentación que ofrecería en la clausura, y como ella lo dijo en un programa americano “Estoy muy contenta de estar en la clausura del mundial, es algo que no me lo esperaba, agradezco a los fans por su cariño y esto es siempre para ustedes”.