* Tomó la Protesta de Bandera a los Soldados y Marineros del Servicio Militar Nacional

En el marco de la conmemoración de la gesta heroica del 5 de Mayo, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que “el legado de Benito Juárez está más vigente que nunca, debemos continuar honrando su memoria, pero, sobre todo, practicando en los hechos su pensamiento y su acción”.

En la ceremonia en la que tomó la Protesta de Bandera a los Soldados y Marineros del Servicio Militar Nacional clase 1999, Anticipados, Remisos y Mujeres Voluntarias, el Presidente de la República destacó que “en el Siglo XXI, ser juarista es vivir con apego a los principios que enarboló el Benemérito de las Américas; es no traicionar sus ideales ni sus aspiraciones”.

“Ser juarista es defender la Ley y proteger a nuestras instituciones. Es fortalecer nuestro régimen Federal, Republicano y Democrático. Ser juarista es respetar la libertad de expresión y ser tolerante con quienes piensan distinto a nosotros; es velar por el avance de la educación de nuestros niños y jóvenes”, agregó.

Al resaltar que el Benemérito de las Américas fue uno de los grandes artífices del México moderno, enfatizó que “él nos legó los pilares políticos del México actual: institucionalidad, legalidad, libertades fundamentales, división de poderes y federalismo”.

“Entre sus virtudes destacó su invariable compromiso con el fortalecimiento del Estado de Derecho y con la defensa de las instituciones. Como servidor público, la Ley fue su espada y su escudo. Jamás condicionó la aplicación de la Ley, luchó siempre por el respeto a la Constitución y por la consolidación de nuestro sistema democrático”, añadió.

El Presidente Peña Nieto aseveró que “Benito Juárez también trabajó por la construcción de un México de derechos y libertades, como él mismo sostenía: libertad, libertad en todo y para todos; es nuestro programa y hemos de llevarlo a cabo”.

“Una de las garantías que más apreciaba era la de pensar, hablar y escribir libremente. Su compromiso con la libertad de expresión lo resumió con las siguientes palabras: mis compatriotas no serán molestados por sus opiniones manifestadas de palabra o por escrito, yo las respetaré y haré que se respeten”, apuntó.

También, continuó, “fue admirable su confianza en la educación como el medio social más justo para ampliar las oportunidades de superación de todos los mexicanos. Por eso afirmaba que la instrucción es la primera base de la prosperidad de un pueblo, a la vez que el medio más seguro para hacer imposibles los abusos del poder”.

“De ahí su determinación de que todas las escuelas primarias sean dirigidas por personas que reúnan la instrucción y la moralidad que se requieren para desempeñar con acierto el cargo de preceptores de la juventud”, abundó.

Ante integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, generales, almirantes, jefes, capitanes, oficiales, cadetes, clases, tropa y marinería, así como personal militar en la honrosa situación de retiro, el Primer Mandatario puntualizó que a 156 años de la gesta heroica del 5 de mayo, “hoy la defensa de la soberanía nacional no sólo se realiza con las armas, sino también, y sobre todo, con la fuerza de la razón, el derecho y el entendimiento”.

“En la era de la globalización, México hace valer sus principios y defiende sus intereses frente a otros países con firmeza y decisión, con responsabilidad y prudencia, con entereza y dignidad”, aseveró.

.