• Uno de ellos fue llevado a Chietla; según vecinos habría otros dos muertos pero se desconoce dónde fueron velados y sepultados.
• Deudos solicitan apoyo para poder enfrentar los gastos para los nueve días de rezar por el descanso de los 11 cuerpos.
• Protección Civil ordenó derribar los muros que quedaron en pie de la parroquia de Santiago Apostol por representar riesgo.

Odilón Larios Nava.- Fueron velados y sepultados en Atzala, once de las personas fallecidas por el colapso de la parroquia de Santiago Aposto. Cabe señalar que vecinos informaron que fueron 14 los fallecidos. Los ataúdes de los once fallecidos fueron colocados en la calle bajo una lona para que los amigos, familiares y pobladores acudieran para darles el último adiós.
De acuerdo a lo que comentaron los familiares de las víctimas mortales, los féretros fueron donados por las autoridades, no precisaron si estatales o municipales, y que los trámites de entrega de los mismos fueron muy rápidos.
Las once personas que murieron y que fueron velados en Atzala, son: Jesús; Elideth Y.; Manuela; Aurelia; Fidelia; Florencio; Azucena; Samuel; Susana; Feliciana y; Carmen. Entre ellos hay dos niñas – una de ellas la pequeña que estaba siendo bautizada en el momento de la tragedia – y un niño.
Sus familiares en entrevista, dijeron que requieren de apoyos para poder cumplir con la costumbre del novenario y el levantamiento de las cruces. Es decir requieren de azúcar, café y otros insumos para preparar aquellas cosas que comparten con los asistentes a esas ceremonias fúnebres.
También indicaron que al menos una de las casas de una de las mujeres fallecidas, resultó con afectaciones severas, por lo que requieren apoyos de las autoridades para repararla y poderla entregar en buen estado a sus deudos.
Otra persona fallecida fue llevada por sus familiares a Chietla, donde fue velada para después ser sepultada. De acuerdo con otros pobladores, en los hospitales habrían perecido al menos dos personas más, de las cuales se desconoce dónde fueron veladas.
Las once personas a las que velaron en Atzala, fueron sepultadas a las 16:00 horas de este mismo miércoles en el panteón de aquel municipio, donde el edil Alberto Ramos Morán, les ofreció el espacio para inhumarlos.
En otro tema, muy temprano, este miércoles, las autoridades de Protección Civil al hacer una evaluación de lo poco que quedó en pie de la parroquia de Santiago Apostol, determinaron que corría el riesgo de colapsar en cualquier momento y que constituía un peligro para la población, por lo que ordenaron que fuera derribada a la brevedad.

MUERTE EN LA IGLESIA

Como se informó en este diario, el pasado martes, alrededor de las 13:00 horas, se llevaba a cabo un bautizo en dicha parroquia. Justo en ese momento fue cuando ocurrió el terremoto. El movimiento telúrico hizo que el techo del templo colapsara y sepultara a la mayoría de los asistentes a la celebración eucarística.
Los únicos que salieron ilesos fueron tres personas: el párroco, el sacristán y una tercera persona. Los otros resultaron lesionados o sepultados por las pesadas lozas que cayeron del techo.
Como se informó en la edición anterior de este diario, los pobladores de Atzala y de pueblos vecinos como Colón, Matzaco, Chietla, entre otras, acudieron y unieron esfuerzos para retirar todo el escombro y así rescatar a las personas lesionadas y extraer los cadáveres de las que se llevaron la peor parte.
En ese momento uno de los rescatistas informó que once cuerpos habían sido extraídos y estaban tendidos en el atrio. Aseguraron que tres personas más habían fallecido en los hospitales de la región, por lo que reportaban el deceso de 14 de los asistentes al bautizo.