• Cuatro de los calcinados oficialmente están como desconocidos y sus familiares deberán esperar los resultados de los exámenes de genética.
• El quinto calcinado fue entregado ayer a sus deudos, debido a que por algunas características físicas pudo ser reconocido.
• Huehuetlán está resguardado por varias células del Ejército Mexicano y por la Policía Estatal.

Odilón Larios Nava.- Los tres hombres que fueron asesinados por Los Cuijes y cuyos cadáveres fueron dejados en Huehuetlán El Grande, es decir que no fueron calcinados, fueron inhumados el día de ayer a las nueve de la mañana en el panteón municipal. Los acompañaron a su última morada, un nutrido grupo de pobladores.
Estos cuerpos no recibieron la tradicional misa de cuerpo presente, sólo recibieron oraciones y rezos por parte de la gente y sus seres queridos. Esto fue así porque el pueblo carece de párroco por los problemas que se han suscitado en el último año en aquella comunidad.
Luego de recibir los rezos y oraciones por su descanso, los cuerpos fueron llevados en procesión hasta el campo santo, donde sus seres queridos les dieron el último adiós.

FAMILIARES DE 4 CALCINADOS ESPERAN RESULTADOS DE GENÉTICA

Los familiares de cuatro de los cinco calcinados hallados en terrenos de Santo Tomás Chautla, deberán esperar algunas semanas a recibier los restos de sus seres queridos, pues debido al grado de carbonización de los cadáveres, fue necesario que se ordenaran varias pruebas de genética, para hacer una correcta identificación de los cuerpos.
Sólo uno de ellos, pudo ser identificado por algunas características físicas muy marcadas. Se trata de Hugo de Santiago, cuyo cadáver fue entregado a su familia la mañana de este miércoles y llevado a aquella comunidad para velarlo y darle sepultura. Se espera que sea inhumado en horas de este jueves.
En el caso de estos cuatro hombres el procedimiento tiene que ser de esa manera debido a que el grado de carbonización de los cuerpos es muy alto, por lo que sus identidades sólo podrían ser cien por ciento confirmada por medio de ese método científico. Estos cuatro cadáveres oficialmente se encuentran señalados como desconocidos 189, 190, 191 y 192, así constan en la carpeta de investigación 10593/2017 de la Zona Centro.
Cabe recordar que se presume que esos cadáveres corresponden a: los primos Luis Ponce y Pablo de Santiago; y los hermanos Domingo y Abraham Flores Díaz, estos últimos conocidos como mariachis de la comunidad.

CÉLULAS MILITARES RESGUARDAN HUEHUETLÁN

En entrevista con este diario, pobladores de Huehuetlán El Grande señalaron que el pueblo se está resguardado por varias células del Ejército Mexicano, quienes están apostados en puntos estratégicos y recorren la comunidad, para preservar la seguridad. También se encuentran presentes elementos de la Policía Estatal, con la finalidad de mantener el orden y brindar certidumbre a la población.
Es muy importante recordar que la presencia del Ejército fue requerida por los propios pobladores, quienes afirmaron no confiar en la policía del municipio ni en la del estado, porque los señala de estar vinculados con la banda de Los Cuijes.
Por otra parte hasta el cierra de esta edición no se había datos sobre los avances de la investigación y Los Cuijes siguen prófugos de las autoridades.