• La despidieron con una ceremonia en su escuela de Bosques de san Sebastián.

Odilón Larios Nava.- Familiares y compañeros de la pequeña Melina, le dieron el último adiós el pasado miércoles, luego de que falleciera al atragantarse con una uva. Sus padres decidieron llevar el féretro de la pequeña al patio de su escuela, para que se despidieran de ella.
De acuerdo con fuentes extraoficiales, fue el pasado lunes cuando Melina estaba en su domicilio al cuidado de su abuela, se encontraba comiendo uvas y una de ellas se le atoró en la garganta, a tal punto que le impidió respirar.
La pequeña fue llevada a la clínica del IMSS en Amalucan, ahí fue revisada por los médicos, quienes indicaron a sus padres que ya no había nada que hacer, la niña había muerto.
Fue alrededor de las diez de la mañana cuando familiares, maestros y amigos, se reunieron para dar el último adiós a la pequeña de cuatro años de edad. Luego de unas breves palabras en su recuerdo, el féretro fue llevado al campo santo en donde descansará por la eternidad.
Al tratarse de una muerte natural, la necropsia le fue condonada y de esa manera sus padres comenzaron con los funerales. Quisieron despedir a Melina en su escuela ubicada en la calle 1-D número 26 de Bosques de san Sebastián. Después sus restos fueron llevados al panteón Puertas del Cielo, ubicado en Sanctorum en el municipio de Cuautlancingo.