• Deudos y vecinos piden apoyo para su niña huérfana y que en el lugar del accidente coloquen reductores de velocidad.

Odilón Larios Nava.- Familiares, amigos y, en general, vecinos del barrio de Xannenetla, piden a las autoridades apoyo para la niña que quedó huérfana luego de que su madre fuera atropellada y aplastada por un camión de volteo el pasado miércoles. También exigen la colocación de reductores de velocidad y un puente peatonal en el lugar en donde ocurrió el accidente, al cual se refieren como “El Cruce de la Muerte”.
Este viernes por la tarde, después de que uno de los vecinos donara un sitio en el Panteón de La Piedad, Soledad Yazmín Silverio Rodríguez, de 22 años de edad, fue sepultada. Entre aplausos, lágrimas y la música del mariachi le dieron el último adiós.
La joven mujer de 22 años de edad, que fue atropellada el pasado miércoles en la Calzada Zaragoza y 28 Poniente, dejó huérfana a una niña de cuatro años de edad. Aunque era casada, su familia es de escasos recursos, por lo que no tenían el dinero para darle debida sepultura.
Cabe señalar que el propietario del camión de volteo que la atropelló y aplastó, no se ha presentado para asumir su responsabilidad. Los vecinos del barrio de Xanenetla dijeron que tienen reportes que el camión es de los que trabajaban en la obra del Teleférico, aunque esto no ha sido corroborado. El caso es que ninguna aseguradora se ha presentado a responder por el camión de carga. Se presume que para poder laborar el seguro es un requisito, pero hay versiones extraoficiales que el vehículo no estaba asegurado.
Ante esta ausencia de respuesta por parte de las autoridades ministeriales y municipales, los vecinos de Xanenetla, ayer después del mediodía, se organizaron y cerraron la vialidad en el punto en donde fue atropellada la joven mujer. Exigieron apoyo por parte del municipio para que les proporcionaran un lugar donde sepultar a la fémina, ya que su familia no cuenta con recursos.
También exigieron que en el lugar del accidente, para evitar más pérdidas humanas, las autoridades municipales coloquen reductores de velocidad y un puente peatonal. Son muchos los niños y madres de familia que a diario cruzan por el lugar para llevar y recoger a sus hijos en la escuela, por lo que sienten están en un peligro constante, tanto que a ese cruce ya lo llaman “El Cruce de la Muerte”.
Cabe señalar que el municipio respondió y se comprometió a darles un lugar donde sepultar a Soledad Yazmín, en el Panteón Municipal. Sin embargo, en forma solidaria un vecino ofreció a los deudos un espacio en el Panteón de La Piedad y los familiares se decantaron por esta última opción.
Mientras que los representantes del municipio ofrecieron una cita, el lunes a las 12:00 horas, a una comisión de vecinos de Xanenetla, para que dialoguen sobre sus exigencias y busquen una solución viable a las mismas.
Después de eso, ya con un lugar a dónde llevar a descansar los restos de Soledad Yazmín, un nutrido cortejo fúnebre salió hasta el mencionado campo santo, donde fueron sepultados los restos de la joven mujer. Fue despedida entre oraciones, lágrimas, aplausos y música de mariachi.