• Comerciantes y bodegueros exigen la intervención del ayuntamiento para evitar que el conflicto crezca hasta alcanzar niveles de violencia.
• Carlos Ricardo Rivera González, quien es el Secretario General no ha hecho rendición de cuentas y está haciendo cobros indebidos: acusaron.

Odilón Larios Nava. – El Secretario General del Concejo Empresarial de la Central de Abasto A.C. (los comerciantes afirman que ya no es Concejo General) Carlos Ricardo Rivera González, es señalado por comerciantes del centro de abasto de realizar malos manejos en su administración. No dudan en señalarlo de hacer cobros indebidos, de expedir permisos para ventas de manera arbitraria y unilateral, es decir sin consultar a los otros miembros del Concejo.
Otra de las cosas que tiene sumamente molestos a los comerciantes es que en el tiempo que ha estado a la cabeza del Concejo no han visto mejoras en la central de abasto, la cual es una de las más grandes del país. Califican la gestión del actual secretario como mediocre, del 0 al 10, señalan que apenas pasa de panzazo con un 6.
Todas estas irregularidades, aseguran, las han hecho llegar por escrito al ayuntamiento de Puebla para que tomen cartas en el asunto, pero el funcionario a cargo de estos temas, Juan Carlos Morales Páez ha hecho caso omiso a esas quejas.
Por ello recurrieron a los medios de comunicación para que el caso se haga público y de llegarse a dar un hecho de violencia en la Central de Abasto quede constancia pública de que las autoridades habían sido notificadas. En este mismo tenor los comerciantes indicaron que este martes harían llegar un escrito similar al alcalde Luis Banck Serrato, para que ordene una investigación y poner orden en este centro de abasto y de esa manera evite que se siga gestando el malestar que podría derivar en actos de violencia como ha ocurrido en el pasado.
Si no obtienen una respuesta oportuna del edil, afirmaron los comerciantes, no dudan en manifestarse el próximo 9 de marzo, cuando está programado un evento al que acudirán autoridades municipales y estatales en la Central de Abasto.
En entrevista Porfirio Yonca Martínez y otros integrantes de la Coalición de Prestadores de Servicios Complementarios de la Central de Abasto del Municipio de Puebla A. C., así como algunos bodegueros e incluso miembros del Concejo, denunciaron todas estas arbitrariedades y por ello se inclinan por una solución: “Que el ayuntamiento retome el control de la Central de Abasto para que así todo se normalice y todo se lleve conforme a derecho, es lo que nos falta en la Central. Los cobros que los realice la Tesorería Municipal porque la mayoría de nosotros como prestadores de servicios complementarios desempeñamos nuestra labor en áreas comunes, áreas que le corresponden al Ayuntamiento como autoridad normativa” coincidieron.
Yonca Martínez aseguró que Rivera González “está abusando de sus facultades al estar expidiendo credenciales que no cubren los requisitos que el Código Reglamentario estipula para que sean válidas esas credenciales. En el código reglamentario se estipula que para que sean válidas esas credenciales deben llevar firma del representante de la autoridad municipal, firma del Concejo General y firma del representante de las agrupaciones. En este caso el señor está dando credenciales nada más a su nombre con los logotipos del Ayuntamiento, pero no están validadas por el ayuntamiento”.
Los entrevistados coincidieron en que Carlos Ricardo Rivera está otorgando permisos de venta con la expedición de esas credenciales – las cuales no están validadas por el Concejo y menos por el ayuntamiento pues sólo llevan la firma de él –. A cambio de esa credencial cobra 2 mil pesos a los comerciantes, pero con ella les hace creer que tienen en derecho a vender en la Central de Abasto.
Lo peor del caso es que el “tesorero” del Concejo ni siquiera estaba enterado de que Rivera González hace este tipo de cobros indebidos, por lo que el tesorero desconoce qué destino tienen los dineros que recaba el actual Secretario General.
Acusaron que tan solo de las cuotas de los prestadores de servicios complementarios recibe cerca de 180 mil pesos mensuales, y hasta el momento no ha hecho ninguna rendición de cuentas para explicar a dónde ha ido a parar todo ese dinero. Además, aseguran que él no está facultado para hacer cobros.
“Vamos a mandar el escrito al presidente municipal (Luis Banck), y pedimos su intervención directa y en forma inmediata para darle solución a esto, pues no queremos que esto llegue a ocasionar enfrentamientos porque si nos agrede tendremos que responder” enfatizaron los entrevistados ante la problemática que viven.