• Padre del secuestrado que sobrevivió de milagro señaló que no autorizaron la intervención del operativo.

Odilón Larios Nava.- Con relación al secuestro de dos comerciantes de San Martín Texmelucan ocurrido la semana pasada, el padre del secuestrado que sobrevivió a la traumática experiencia manifestó no aprobar el hecho de que la Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI) haya montado un operativo por medio del cual expuso la vida de las propias víctimas de secuestro pero además de otras personas inocentes que estaban cerca del lugar donde se dio el enfrentamiento durante el pago del rescate.
El papá del plagiado aseguró que en el afán de capturar a la banda de secuestradores la FISDAI expuso vidas humanas, no sólo de las víctimas de secuestros, también de sus familiares que hicieron el pago del rescate, pero además de las personas que se encontraban comiendo en el restaurante Los Cochinitos, muy cerca de donde se hizo el pago del rescate.
Considera que su hijo de 20 años de edad, se encuentra vivo de milagro (sólo porque los secuestradores lo apuñalaron y lo dieron por muerto y abandonaron el cuerpo creyendo que ya no tenía vida).
Agregó que no dieron autorización a la FISDAI para que intervinieran con un operativo. Aceptó que ellos pidieron que los acompañaran al pago del rescate en inmediaciones del kilómetro 112+800 de la autopista México-Puebla, pero que pidieron que no intervinieran pues estaban dispuestos a perder las cuatro camionetas y 115 mil pesos, entre el efectivo y los carros sumaba más de 1 millón y medio de pesos. No les importaba perder ese dinero si podían recuperar a sus seres queridos con vida.
Sin embargo mientras se hacía el pago del rescate la FISDAI accionó un operativo que derivó en un enfrentamiento, capturaron a tres de los delincuentes pero al menos otros tres lograron escapar.
Cabe señalar que a Gerardo Antonio, de 20 años de edad, uno de los dos primos secuestrados, lo mataron apenas un par de horas después de que lo secuestraron, en inmediaciones de la autopista a la altura de San Miguel Xoxtla, el pasado miércoles 15 de noviembre. Al otro, luego del enfrentamiento con la FISDAI lo abandonaron cerca de San Jerónimo Ocotitlán, lo habían dado por muerto pero el hombre, una vez que estuvo seguro que los delincuentes habían huido sacó fuerzas y llegó hasta la carretera en donde fue auxiliado por un peregrino que llamó a la policía. Este hombre actualmente se encuentra siendo atendido en un hospital de la ciudad de Puebla.
El dolido padre mencionó: “Sí acordamos con la Fiscalía Anti Secuestros que nos acompañaran al pago del rescate. Pero no queríamos que intervinieran, pues la prioridad era que liberaran sanos y salvos a mi sobrino y a mi hijo. Sin embargo cuando ya nos retirábamos, escuchamos el enfrentamiento a tiros y lo primero que pensé fue que ya habían matado a mis familiares…”.
El hombre dijo temer por su vida y la de sus familiares, sobretodo porque los secuestradores amenazaron con ir a secuestrar a más personas, principalmente empresarios de la región.