• El titular de la Segob señaló que al final de la administración, la cifra de víctimas de este delito , que era de 1.7 por cada cien mil habitantes, será de 0.84

 

El titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida, aseguró que en comparación de agosto de 2013, cuando el delito de secuestro alcanzo el máximo histórico, al mismo mes de este año, disminuyó 54 por ciento.

 

En el marco de la 24 Reunión Nacional del Grupo de Planeación y Análisis Estratégico Contra el Secuestro, expuso que al final de esta administración se podrá afirmar que la cifra de 1.7 delitos por cada cien mil habitantes, pasará a 0.84.

 

“Esto es algo muy positivo. Es decir, hay una política pública que funcionó y que ofrece resultados que se miden y que se evalúan todos los días y se tiene registro pleno”, subrayó.

 

Navarrete Prida dijo que estos avances no se pueden perder en el tiempo “y que no se puede volver a plantear con un nuevo modelo, si el que se tiene está dando resultados concretos y además hay metas por alcanzar”.

 

Por ello, aseguró que lo que entregará su gestión al equipo de transición del próximo gobierno federal, será justo el tema del combate al secuestro.

 

En este sentido, indicó que ya hubo un encuentro con dicho equipo en el que estuvo la coordinadora Nacional Antisecuestro, Patricia Bugarín, “y hablamos con claridad de este tema con los que serán responsables de la conducción en materia de seguridad en las próximas semanas”.

 

Por otra parte, el titular de la Segob pidió reflexionar respecto a que el Estado se preocupa más por reparar el daño, rehabilitar y reinsertar en la sociedad a quién cometió un delito, por encima de cómo se integra la víctima a la sociedad, luego de sufrir un secuestro.

 

“Y en este caso, cada vez que una unidad especializada atiende un asunto y tiene capacidad de catalogar de víctima a quien sufre el delito, se está haciendo verdadera justicia”, refirió.

 

No obstante, puntualizó que falta mucho trabajo por hacer mientras haya un solo caso de secuestro.

 

En entrevista posterior, el secretario de Gobernación fue interrogado sobre el incremento de llamadas de extorsión procedentes de los penales y su relación con el bloqueo de la señal para celular.

 

“Evidentemente no lo están poniendo a funcionar. Habría que tomar medidas adicionales, como son los arcos de revisión, para evitar que persona alguna entre con este tipo de aparatos”.

 

Refirió que ello obedece a que los responsables de esas llamadas no tienen la capacidad de materializar un secuestro, pero sí cuentan con el factor de vulnerabilidad de la víctima de donde surge la extorsión.

 

Añadió que ese fenómeno no puede deberse a una sola causa, como la corrupción en los penales. “Yo creo que los temas delincuenciales son bien complejos, pero si ya existe la instrucción de equipos bloqueadores, algo está pasando que no se están poniendo a funcionar”.