• El cadáver fue hallado en un rancho del municipio de Coyutla; se presume los plagiarios exigían 10 millones de rescate.

Odilón Larios Nava. – El cadáver de Juan Ojeda González, quien fuera presidente municipal de Zihuateutla en el trienio del 2011 al 2014, fue localizado con el tiro de gracia en el rancho “El Matadero” en Coyutla, en el estado de Veracruz. El ex munícipe se encontraba secuestrado desde hace dos semanas.
Versiones extraoficiales señalan que el panista Juan Ojeda fue secuestrado el pasado 4 de marzo, aunque se mencionó que el plagio no fue denunciado ante las autoridades ministeriales, pero su privación de la libertad era del dominio público en la Sierra Norte. Según diversos trascendidos los secuestradores exigieron la cantidad de 10 millones de pesos por su liberación.
Ojeda González actualmente atendía un negocio de ferretería en el municipio de El Espinal en el estado de Veracruz. Trascendió que fue secuestrado cuando circulaba por la carretera Dos Caminos a Jopala.
Cabe hacer mención que el hijo de Ojeda González, Abimael Ojeda Iglesias fue secuestrado en el año 2015, el secuestro tampoco fue denunciado y trascendió que lograron su liberación tras el pago de una cuantiosa suma de efectivo.
Fueron trabajadores del rancho mencionado los que localizaron el cuerpo e informaron a las autoridades de Coyutla, pero también a las de Villa Lázaro Cárdenas en Puebla, pues es la comunidad más cercana.
Trascendió que el cadáver en avanzado estado de descomposición portaba: una camisa a cuadros color azul con blanco; botas color café; así como un pantalón de mezclilla. El cuerpo estaba maniatado. En el lugar de intervención las autoridades embalaron un casquillo percutido, el cual se presume fue el tiro de gracia.

REPORTE DE LAS AUTORIDADES POBLANAS

Las investigaciones han estado a cargo de la Policía Federal y de la Procuraduría General de La República.
Debido a que Juan fue visto la última vez en la zona de Veracruz, presuntamente los hechos ocurrieron en el vecino estado y las indagatorias continúan por parte de la Policía Federal y PGR.