Odilón Larios Nava.- Nueve policías lesionados, entre ellos tres féminas fue el saldo de un operativo contra mototaxis en el municipio de Acatzingo. La violencia estalló cuando personal de la Secretaría del Transporte retiró algunos de estos vehículos, lo que ocasiono que los pobladores se reunieran y atacaran a los uniformados de la policía estatal que resguardaban dichas acciones.
Aproximadamente a las dos de la tarde, cinco policías del estado se quedaron rezagados y no alcanzaron a subir a las patrullas, resguardándose de la multitud enardecida en un domicilio de la 6 Oriente y 6 Norte, sin embargo poco después fueron vistos por los pobladores y éstos forzaron la puerta, al entrar golpearon a los cinco uniformados.
Según testigos revelan que algunos pobladores se comunicaron al 066, para exigir negociación a cambio de dejar en libertad a los elementos por lo que ofrecían entregar a los policías a cambio de que les devolvieran los mototaxis que se habían asegurado.
Minutos antes de las cuatro de la tarde, un nutrido grupo de granaderos ingresó a rescatar a sus compañeros retenidos por la población. Se trata de Fernando Torres Olivo, Martín Morales Campos, Jesús Corona Cerón, Francisco Javier Rosas Peralta y Pedro Martín Maceda.
Estos elementos permanecen internados en el ISSSTEP de la capital del estado, pues a bordo de las ambulancias y patrullas trasladaron a estos lesionados al Hospital General de Tepeaca para su atención médica, para más tarde ser estabilizados fueron trasladados al nosocomio antes mencionado.
Además de ellos después se supo que otro uniformado que también resultó lesionado al ser alcanzado por algunas de las piedras que lanzaron los pobladores, terminó pidiendo ayuda en la carretera federal a Tehuacán a la altura del hotel Casa Blanca, donde dijo que llegó gracias a que se trepó en una de las unidades que trasladaba a los mototaxis asegurados.
Otro uniformado más fue localizado en la Clínica Ángeles de Acatzingo y posteriormente trasladado al ISSSTEP en la ciudad de Puebla, además de que se reportó que tres elementos femeninos también resultaron lesionados con golpes en el operativo de este viernes.
Cabe señalar que el rescate de los uniformados no fue de forma pacífica, ya que los pobladores se enfrentaron, incluso se requirió del helicóptero del estado para hacer labores de sobrevuelo y así coordinar las acciones para rescatar a los policías del estado.

EL PARTE OFICIAL

La aplicación de la Ley sigue y seguirá vigente en el retiro de moto taxis, y ante posibles conductas delictivas, que presuntos pobladores de Acatzingo cometieron al causar lesiones a Policías Estatales Preventivos que desarrollaron un operativo para retirar las unidades que circulaban de forma ilegal.
La tarde de éste viernes 16 de mayo del presente, en el municipio de Acatzingo, Puebla, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal llevó a cabo un operativo para el retiro de moto taxis, dando cumplimiento a la Ley, toda vez que la circulación de esas unidades, constituye un delito.
Posterior al aseguramiento y retiro de 3 unidades, un grupo de pobladores agredieron con piedras, bombas molotov y varillas a elementos de la Policía Estatal Preventiva, a quienes mantuvieron retenidos en un inmueble, intentando extorsionar a la autoridad para entregar a los elementos estatales a cambio de que los moto taxis les fueran devueltos, situación a la que no se accedió, sino por el contrario, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, desplegó personal para recuperar y trasladar a los elementos a una instalación médica para su valoración y atención.
Durante el operativo para salvaguardar la integridad de los elementos retenidos que posteriormente fueron rescatados, otros uniformados presentaron diversas lesiones. Todos los Policías Estatales Preventivos ya reciben atención médica en el ISSSTEP y se reportan como estables.
La Secretaría de Seguridad Pública Estatal garantiza las gestiones necesarias para el apoyo médico y jurídico a favor de los elementos agredidos. La Institución además ya dio inicio a la denuncia correspondiente para deslindar responsabilidad ante los probables delitos que se registraron en torno a los hechos y reitera el compromiso para que prevalezca el imperio de la Ley.