• Las lesiones le cobraron la vida tras tres días de agonía.

Odilón Larios Nava.- Tras tres días de agonía a causa de quemaduras en la mayoría de su superficie corporal, un hombre de 22 años de edad perdió la vida en el área de quemados del Hospital General del Norte.
Según los reportes oficiales, el pasado jueves 26 de febrero, cuando al estar reparando un vehículo una de las chispas que produjo alcanzó un recipiente con gasolina y así fue como terminó siendo una pira humana. Aunque fue trasladado a un nosocomio para ser atendido por los galenos, días después perdió la vida a causa del daño que causó el fuego en su organismo.
El hoy occiso, en vida respondió al nombre de Juventino Esteban Fuentes, de 22 años de edad. Fue su progenitor el que comentó a las autoridades cómo ocurrieron los hechos que acabaron con su vida.
Según lo relató este masculino, el pasado jueves 26 de febrero su hijo Juventino llegó a su casa en Tecamachalco procedente de Tehuacán. Al llegar bajó un galón de gasolina y se puso a tratar de arreglar su camioneta.
Así colocó cerca de él el galón del combustible y al golpear con un martillo la batería del vehículo hizo que salieran algunas chispas, una de las cuales alcanzó la gasolina y así el hombre terminó convertido en una flama humana.
Sus familiares solicitaron apoyo a los números de emergencias y los paramédicos de Tecamachalco lo trasladaron al Hospital General de esa región, dónde los galenos por la gravedad de las lesiones ordenaron que lo trasladaran a Puebla al Hospital General del Norte, el cual cuenta con un área especializada en cuidados de personas quemadas.
Pese a los empeños de los seguidores de Hipócrates por salvar a este hombre, el pasado domingo por la tarde expiró su último aliento. Por lo anterior se dio parte el Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios que fue el encargado de efectuar las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar la constancia de hechos 201/2015.