Por: Roberto Carlos Nava Rosas
Fotos: Carlos Linares Mendoza

EL sábado 20 de enero se vivió gran show en “La cumbre del espectáculo”, el Rancho la Misión y sus toros barbaros, bestiales ejemplares, sus valientes y carismáticos jinetes hicieron que los asistentes disfrutaran de una noche llena de música de banda, ambiente familiar y grandes montas.
Con una entrada de casi el 90 % de la capacidad del inmueble (85,000 mil personas), se dio inicio a las denominadas jugadas (montas) de este jaripeo de lujo.
El señor Hugo Figueroa dueño del “Rancho La Misión” de Juliantla Guerrero, sus jinetes y los toros, tenían la tarea de brindar un gran espectáculo, teniendo a un público que no esta acostumbrado a este tipo de eventos, público que se entregó de principio a fin al espectáculo.
Tocando desde taquillas agrupaciones con música de banda amenizaron todo el evento desde el inicio hasta que salió el último espectador. La “Banda X” en escenario fue la primera en amenizar la primera jugada en la que se iban calentando los motores donde los jinetes con su ceremonia de presentación y su muestra de valentía mostraron su protagonismo destacando “El Cherokee” jinete que aguantó una jugada impresionante, ya con la “Banda Primos” se continuaba en el 7mo toro barbaro quien no podía defraudar “El Gallito de Morelia”, principal figura y valiente jinete de tan solo 1.50 cm de estatura hizo vibrar y aplaudir a todo el Acrópolis con su jugada y resistiendo los reparos de el toro bárbaro.
Se dieron premios especiales a los jinetes que tuvieron las mejores montas; incluso al público que tuvo la oportunidad de enfrentarse a una vaquilla para ganarse un premio en efectivo de 1,000 pesos, las damas que lograron lazar al ejemplar, fueron las protagonistas de esta muestra consiguiendo el respeto y cariño del público, así como un pago en efectivo de $2,000 pesos para la afortunada ganadora y a las dos que quedaron en segundo lugar una botella de tequila por parte del empresario el señor Mario Juárez.
El toro bárbaro “El dueño de nada” tuvo dos jugadas por petición del público dando muestra de su bravura al mandar a los jinetes fuera del ruedo.
Finalmente cabe señalar que siempre se tuvieron la medidas de seguridad pertinentes para este tipo de eventos, para los principales involucrados y para el publico en general, llevándose a cabo con saldo blanco y haciendo que los casi 9mil asistentes se fueran satisfechos por el enorme show brindado por los organizadores en un inmueble de primer nivel.